Skip to main content

Prueba

Motor

El BMW 420d está aquí con su peculiar frontal. Lo probamos

Con un cuatro cilindros diésel mild hybrid de 190 CV
Nota

7

Un coupé con alma de GT

Antes de enfrentarme a la prueba del BMW 420d 2021 me encuentro con un dilema. Es un coche controvertido. Si has seguido la actualidad de las últimas semanas, este BMW coupé ha hecho correr ríos de tinta por su peculiar frontal.

Sigue leyendo: también llegará un Serie 4 Convertible

Y lo cierto es que no pasa desapercibido, puesto que el frontal tan comedido y elegante de la anterior generación (conocida como F32) ha dado pasa a una parrilla que va gritando “aquí estoy yo” y que se une a la senda que inauguró el BMW con el gigantesco X7.

VÍDEO: Aquí tienes la PRUEBA a FONDO del BMW 430i Coupé 2021

En el caso del Serie 4 G22, que es así como se llama este nuevo modelo, tengo que reconocer que las fotos no le hacen justicia. De hecho, me aterevía a decir (puedes preparar ya el tirachinas) que me gusta. En un mundillo en el que cambiar lo establecido es complicado, es de agradecer que de vez en cuando se den pasos adelante.

El nuevo BMW Serie 4 2021 reinterpreta las líneas maestras que adelantó el BMW Concept 4 hace un año, con ‘ese’ frontal, una línea musculosa en su lateral y una trasera poderosa, especialmente si optas por adornarla con algún accesorio de M Performance para el Serie 4.

Empieza la prueba del BMW 420d

Para la primera prueba del BMW Serie 4 2021 opto por la versión diésel, el 420d. Llámame loco, pero salvo que estés dispuesto a gastarte un buen puñado de euros por un seis cilindros de gasolina, más pasional y deportivo, esta puede ser una gran opción.

Para empezar, el 420d utiliza el reconocido cuatro cilindros de 1.995 cc y 190 CV (cuesta 950 euros más que el 420i, con 184). Está unido a una caja de cambios de ocho velocidades ZF que, como siempre, funciona de maravilla y manda la fuerza a las ruedas traseras.

¿Quieres saber qué tal va el nuevo BMW 430i de seis cilindros?

Y para colmo, utiliza un sistema ‘mild hybrid’ de 48 voltios que le permite hacerse con la deseada pegatina Eco, lo que no está nada mal si piensas moverte por ciudades con protocolo de contaminación y te quieres beneficiar de ayudas o descuentos.

Dentro me encuentro con un modelo más maduro que antes. Algunas cosas se mantienen, como el aire de calidad y el tacto de los materiales. La consola central está orientada al conductor y se beneficia de una pantalla táctil que, lo mejor de todo, también se puede manejar con controles físicos. Lo cierto es que hay muchas funciones, pero están ubicadas de manera racional, es sencillo acostumbrarse a ellas y no vas a tener que apartar la vista de la carretera para subir el volumen de la radio, por ejemplo.

En cuanto a los asientos, el BMW 420d de la prueba llevaba unos espectaculares M Sport que no solo son cómodos, sino que además son preciosos. Bueno, es cuestión de gustos, pero estoy seguro de que muchos estaréis de acuerdo conmigo.

Al volante, norma de la casa, ergonomía perfecta. El volante M es algo grueso para mi gusto, pero acciona una dirección rápida, precisa y directa. Creo que en modo Sport es artificialmente dura; el tarado en modo confort me ha gustado mucho más... incluso para una conducción “decidida” por zons de curvas.

Y precisamente así, con curvas, es como he podido probar por primera vez este 420d, que además estaba equipado con el diferencial deportivo M Sport. Sí, es caro, pero si te gusta la conducción deportiva, sin duda es una opción que deberías tener en cuenta.

Busca buen asfalto

En autopista ruedas a 120 ligeramente por encima de 1.500 rpm en octava marcha. Parece que este coche ha nacido para esto: podrías cruzar Europa de cabo a cabo sin despeinarte (demasiado), porque este Serie 4 hereda la tradición gran turismo de modelos mucho más grandes y caros: su silueta coupé te ayuda a bajar orgulloso en cualquier estación de servicio en ruta sin temor a que te suenen las vértebras.

Y no solo eso: cuando la carretera se retuerce, podrías sacar los colores a más de un coche más deportivo, especialmente con la suspensión deportiva M y ese diferencial M Sport: juntos trabajan de tal modo que parece magia negra.

Estos son los perores rivales del Serie 4

Durante la prueba, el BMW 420d ha estado más cómodo en tramos medios y rápidos con buen asfalto, donde saca a relucir un chasis brillante que se comunica con todos y cada uno de los elementos del coche de manera fluida y sobria.

Me gusta que apenas balancea y no cabecea al frena, lo que también supone un mayor confort cuando vas tranquilo con acompañantes.

Si te quedas solo y encaras una zona con muchas curvas, vas a disfrutar de una buena potencia de frenado. Las curvas más cerradas las gestiona bien, pero no brilla tanto como en otras zonas. Quizá el motor, al que le cuesta algo salir desde bajas vueltas, tiene algo que ver.

El dos litros funciona bien, es suave y, como te he dicho antes, va sobrado por autopista. Pero por debajo de las 1.800 rpm le cuesta entrar en acción y, cuando lo hace, da la sensación de que los 1.680 kilos que pesa (según la propia ficha técnica) se le hacen un poco cuesta arriba.

Pero lo cierto es que tampoco lo considero tan grave: tras casi los 200 kilómetros de esta primera prueba, creo que el BMW 420d es un modelo que te hace sentir parte de la conducción: te informa de lo que ocurre, te cuenta lo que pasa bajo las ruedas y te hace partícipe de cada kilómetro.

Un coche para gente a la que le gusta conducir y que piensa hacer muchos kilómetros a buen ritmo, con estilo y con comodidad. Aquí, sin duda, el 420d es imbatible.

Conclusión

Lo mejor

Conducción dinámica; el coche forma un todo homogéneo y muy efectivo, consumos muy buenos, suavidad de marcha con buen asfalto

Lo peor

La suspensión M es para asfaltos en buen estado. Es un coche caro y con unas pocas opciones chulas llega a precios locos; el motor está vacío abajo.

  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    1.995 cc

  • Par motor

    400 Nm /1.750 rpm

  • Potencia Conjunta

    190 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    7,1 s

  • Velocidad máxima

    240 km/h

  • Consumo oficial

    4,5 l/100km

  • Precio

    49.450

  • Garantía

    3 años/200.000 km

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de BMW Serie 4 Todo sobre BMW Serie 4

Y además