Skip to main content

Práctico

Motor

Vídeo: todo sobre los patinetes eléctricos compartidos. ¿Qué son? ¿Cómo se usan? ¿Cuánto cuestan?

Existen muchos medios de transporte alternativos al coche, con pilas y sin ellas, que están causando furor en las urbes de todo el mundo. Y de entre los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP), en este vídeo practico, te contamos todo sobre los patinetes eléctricos compartidos: qué son, cómo se accede a ellos, cuánto cuestan... y qué normas debes cumplir. ¡No te lo pierdas!

Hoy nos centramos en los patinetes eléctricos. Y concretamente, en los patinetes eléctricos de alquiler, aunque los patinetes en general sean quizá la forma de movilidad urbana más flexible: se componen de una estructura con dos ruedas, un pequeño manillar y unas dimensiones reducidas que permiten transportarlo en un espacio mínimo, guardarlo o recorrer distancias cortas al mínimo coste. 

Especial: Patinetes eléctricos.

Y lo bueno es que desde hace unos años, la electrificación también ha llegado a ellos, con lo que los patinetes eléctricos también se convertían en una opción para las ciudades que tenían calles en cuesta… para las personas que no tenían mucha forma física… que tenían algún tipo de dificultad darse impulso… O simplemente, que querían ir más rápido y llegar a su destino sin sudar la camiseta. 

Evidentemente, los patinetes con baterías son más voluminosos, pesados y caros. Pero se puede acceder a ellos por muy poco dinero gracias a las muchas empresas de alquiler que también se han extendido por las ciudades, con un sistema muy parecido al de las bicis y las motos compartidas: Acciona, Ari, Jump Uber, Koko, Lime, Scoot, Taxify, Tier… 

En la inmensa mayoría de los casos, lo primero que debes hacer es bajarte una aplicación al móvil de las compañías que operen en la zona por la que vas a moverte. Incluso hay apps que lo que hacen es funcionar con varias para que no te pierdas oportunidades de transporte ni pierdas demasiado tiempo.

Lo segundo es registrarte en estas plataformas con los datos personales que te pidan (como tu nombre, tus apellidos, tu edad) y por supuesto, la tarjeta con la que vayas a pagar tus desplazamientos. Después, cuando te han dado de alta y todo está correcto, ya puedes utilizar este servicio. 

Llega el momento. ¿Necesitas desplazarte con esta fórmula? Pues activas tu ubicación y dejas que el sistema localice los patinetes disponibles más próximos al lugar exacto en el que te encuentres. Una vez que llegues al patinete en cuestión, te acercas, lo desbloqueas y empieza a contar el trayecto, el tiempo o las dos cosas según el servicio concreto que ofrezca el operador.

Sabemos que Madrid, Barcelona y Valencia son las ciudades españolas en las que más patinetes se alquilan. El precio medio son unos 15 céntimos el minuto. Aunque, por ejemplo, Mobike cobraba en la capital 1 euro por 20 minutos…  Scoot, 10 euros por 1 hora; 15 euros por 2; 30, por 3… O podías alquilar uno de los patinetes de Eskay durante 3 horas por 20 euros o el doble de tiempo por 10 más. 

Pero a diferencia de lo que ha pasado con los coches de alquiler de carsharing o las motos de alquiler, en el caso de los patinetes, primero han aparecido por las ciudades y luego han ido llegando con mucho retraso, las normas para su regulación, lo que se ha convertido en continuas peleas entre la Administración, las empresas implicadas y los usuarios. 

Así que, además de un repaso por sus normas, sus precios y sus formas de uso, en este vídeo, con todo sobre los patinetes eléctricos compartidos, esperamos haberte ayudado a resolver tus dudas sobre este medio de transporte más barato y funcional, que puedes ‘colar’ por muchos sitios imposibles para los coches y las motos… y aparcar con más facilidad. 

Y además