Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Vídeo: cómo conducir con lluvia

En este vídeo, te mostramos consejos para conducir con lluvia de manera segura y evitar accidentes: cómo acelerar, frenar, cambiar de marchas y usar la iluminación. ¡Que la lluvia no te pare!

El agua sobre la carretera no debería ser una causa automática de accidentes y sin embargo, en nuestro país, a veces sí que lo es. Sigue los en este vídeo los consejos para conducir con lluvia y evitarás muchos sustos.   

1 Ropa

Dentro de los preparativos, hay que empezar por una ropa adecuada que te permita tener todos los sentidos en la carretera y manejar volante, cambio y pedales. Sitúate a una distancia adecuada del volante, para que tengas una buena visibilidad y puedas conducir de forma eficaz y confortable. 

Práctico: cómo conducir con niebla.

No olvides vestirte correctamente, de pies a cabeza, desde el calzado a la cabeza.  

2 Visibilidad e iluminación

Lunas, limpiaparabrisas... Todo tiene que estar en orden, con el fin de que veas y seas visto por el resto de los usuarios de la vía. La iluminación debe funcionar también perfectamente. 

3 Mantenimiento

Vigila que todo esté en orden. El dibujo de los neumáticos tiene que tener un grosor mínimo de 2 milímetros, aunque la ley obligue a sustituirlos por debajo de 1,6. 

4 Suavidad

Los consejos en este punto para conducir con lluvia son más importantes aún si cabe. Practica en todo momento una conducción especialmente suave y preventiva. Sé especialmente cuidadoso con la distancia de seguridad. Una vez en movimiento, trata de engranar una marcha más de la necesaria. Frena en recto, no en plena curva y retén el coche bajando marchas antes que tocar el pedal. 

Cómo conducir con viento fuerte.

Ten mucho ojo con las balsas de agua (en ellas, agarra firmemente el volante y procura mantener siempre la tracción) y con las marcas viales de pintura plástica, pues suelen ser especialmente resbaladizas.  

5 Prevención

Sé especialmente prudente: sal con tiempo suficiente como para circular sin agobios, conduce suavemente, no des acelerones ni volantazos y cuenta con que la distancia de frenado, en lluvia, aumenta peligrosamente. 

Lecturas recomendadas