Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Mantenimiento del Mazda CX-3, cinco cosas que debes saber si lo tienes

Mazda CX-3

Todo lo que debes saber para que tu CX-3 esté como el primer día

Si te has comprado un Mazda CX-3 puedes relajarte, al menos en lo que a mantenimiento se refiere. Los japoneses tienen un programa de mantenimiento de lo mejorcito del mercado. No lo decimos tanto por la calidad de sus talleres (que no es que sea mala, es solo que no vamos a entrar a juzgarla), sino porque la marca se ha propuesto que las labores de mantenimiento no sean un quebradero de cabeza para sus clientes.

Para ello ha creado una útil herramienta: el libro de mantenimiento digital. Si te pareces comenzamos por él en nuestro repaso a estas cinco claves del mantenimiento del Mazda CX-3.

1. Adiós al papel, todas las alertas y anotaciones están en el registro digital de mantenimiento

El Registro Digital de Mantenimiento (DSR) es un útil invento de Mazda que permite que toda la información relativa al de mantenimiento del coche quede almacenada en una base de datos central.

¿Cuánto te costaría reparar o hacerle el mantenimiento a tu coche? Descúbrelo aquí.

En el Registro, al que tienen acceso todos los centros de posventa de Mazda en Europa se gestionan las alarmas de mantenimiento y se anota todas las extensiones de cobertura que hayas contratado. Cada vez que se lleva a cabo una operación queda plasmada en el documento digital; también puedes pedir copia impresa o por email.

Entre las ventajas que aporta este sistema está la sobrevaloración que supone a la hora de vender tu Mazda CX-3 en el mercado de ocasión. Formalizada la venta, solo hay que hacer un cambio de titularidad para que el nuevo propietario siga utilizando el Registro Digital de Mantenimiento.

2. Alertas de mantenimiento

Algunas versiones del Mazda CX-3 están equipadas con el sistema de alerta de mantenimiento. El conductor puede consultar los plazos de las revisiones a través del ordenador de a bordo. También sabrá que ha llegado la hora de pasar por el taller cuando se encienda el testigo en el salpicadero (el que tiene forma de llave inglesa) o gracias a los avisos que la marca envía por correo postal, SMS, email o a través de aplicaciones como My Mazda.

3. Primera revisión

No hay kilómetros ni tiempo que marquen el momento de llevar tu Mazda CX-3 a la primera revisión. Desde Mazda comentan que es una "revisión flexible", es decir, el coche a través de su sistema de alertas enciende un testigo en el salpicadero que informa de que ha llegado el momento de pasar por el taller (suele ser alrededor de los 20.000 kms o pasado el primer año).

Para el Mazda CX-3 de gasolina, el precio de esta primera revisión es de 87,90 euros; para la versión diésel el precio asciende a 131,90 euros.

4. Cambio de aceite, filtros y líquidos

En su manual de mantenimiento, la marca explica que el rendimiento y la longevidad de tu motor SKYACTIV de gran eficiencia dependen del uso de lubricantes adecuados. Mazda ha diseñado un aceite especialmente formulado para mejorar el rendimiento, ahorrar combustible y reducir las emisiones.

Descubre cuánto vale tu coche en solo dos pasos con el Tasador de coches de Auto Bild.

Mazda explica que hay que revisar de forma periódica el nivel de aceite para rellenar en caso de falta o acudir al taller si es superior al indicado. También aconseja no mezclar marcas de aceites y utilizar siempre el específico para motores de la casa.

Aunque el sistema de alertas avisa cuando ha llegado el momento de cambiar el aceite, la pauta recomendada es una vez al año o cada 20.000 kms.

En cuanto a los filtros, los del aire y combustible se cambian cada tres revisiones; el del habitáculo, una sí, una no.

El líquido de frenos del Mazda CX-3 se sustituye por uno nuevo en revisiones alternas, es decir, cada dos años o 40.000 kms. Mientras que el refrigerante del motor se cambia por primera vez a los 200.000 kms o 10 años y, a partir de ese momento, cada 100.000 kms o cinco años.

El aceite de la transmisión manual se debe renovar cada 180.000 kms.

5. Años de garantía

Para llevar al día el mantenimiento de tu Mazda CX-3 es importante conocer la garantía oficial

La garantía de vehículo nuevo cubre la reparación o el reemplazo de las piezas defectuosas durante un plazo de 36 meses o un total de 100.000 kilómetros contados a partir de la fecha de inicio de la garantía Mazda, lo que antes ocurra. La entrada en vigor de la Garantía Mazda comienza a partir de su matriculación o el día en que se entrega en un Concesionario, lo que ocurra primero.

Si contratas el servicio de seguridad Mazda 730, la garantía se extiende hsta cinco años.

Consulta aquí todo sobre el Mazda CX-3 y sus versiones

,

Ya que has llegado hasta aquí... ¿te gustaría saber qué reparaciones o mantenimiento deberías hacerle a tu coche actual? Introduce aquí abajo tu matrícula y te lo diremos al instante con un precio totalmente cerrado.

Lecturas recomendadas