Skip to main content

Práctico

Diésel B7, qué es y qué coches lo pueden usar

Diesel B7
De un tiempo a esta parte todos hemos oído hablar de las nuevas denominaciones de los combustibles, entre las que se encuentra el diésel B7. ¿Sabemos qué es? ¿Lo puede utilizar nuestro coche? Resolvemos todas las dudas en este artículo.

VÍDEO: Así es el nuevo etiquetado de los combustibles

El pasado 12 de octubre de 2018 entró en vigor una normativa en la Unión Europa que obligaba a denominar de la misma forma en todos los países los combustibles que se dispensaban en las gasolineras. Pero no, no era un cambio de los nombres habituales, sino un etiquetado que nos permitirá diferenciar qué es lo que estamos repostando sea donde sea que estemos, ya que no en todos los países se sirven exactamente los mismos carburantes. En este sentido aparece el diésel B7. ¿Qué es y qué coches lo pueden usar?

No te pierdas: Todas las novedades que veremos en 2019

Este tipo de gasóleo es, ni más ni menos, el mismo que antes. Gracias a la etiqueta B7 podemos identificar que este carburante no es diésel puro, pero como decíamos es algo que antes del 12 de octubre del año pasado ya sucedía. Este carburante tiene un 93% de gasoil convencional y un 7% de biodiésel. Será el gasóleo más habitual que nos encontremos en las gasolineras españolas, donde también puede ser que nos topemos con un diésel B10, con un 10% de biodiésel, o con un B30, sin obviar el biodiésel XTL o el gasóleo azul, R33. No obstante, estos últimos son bastante extraños de encontrar.

VÍDEO: Los 5 fabricantes que no van a volver a vender diésel

El biodiésel es la mezcla de gasóleo derivado del petróleo con aceites de origen vegetal, y su utilización tiene como objetivo que dependamos menos del crudo. Desde hace ya tiempo es obligatorio por ley que el diésel que se vende en las gasolineras incorpore un porcentaje de biodiésel, algo que no afecta de ningún modo a los motores de nuestros coches.

No te pierdas: Probamos el BMW X3 diésel

¿Qué coches pueden usar el diésel B7? Prácticamente todos podrán utilizarlo sin problemas. Se trata, como decíamos, de una denominación comercial que no es más que el diésel que nos hemos encontrado hasta ahora en cada estación de servicio. De hecho, rara es la gasolinera de las distribuidoras más importantes del país que no tiene este tipo de carburante. Lo mismo sucede con el B10, aunque su presencia en los surtidores es menos habitual.

En caso de duda, en todos los coches nuevos aparecerá en la tapa del depósito de combustible qué tipo de diésel conviene repostar, donde también se nos mostrará información acerca de si el coche es compatible con biodiésel. En el caso de que ahí no aparezca esta información, tendremos que acudir al manual del vehículo, en el que además de comprobar la compatibilidad de nuestro motor con el diésel B7 podremos ver una información más detallada. Por último, si no logramos la información en ninguno de estos dos lugares, debemos consultar con el fabricante para que nos la facilite.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además