Skip to main content

Práctico

Motor

Borrasca Gloria: 10 consejos para conducir el coche con seguridad

Borrasca Gloria

La borrasca Gloria ha puesto en jaque a varias Comunidades Autónomas que están en alerta roja y ha obligado a miles de vehículos a extremar las precauciones a la hora de circular por nuestras carreteras. Ante una situación con condiciones climatológicas complicadas, lo ideal sería utilizar el vehículo sólo en aquellos casos en los que sea necesario. Si no es posible prescindir del coche y tienes que ponerte al volante, el RACE nos da una serie de recomendaciones preventivas básicas para ayudarnos prevenir el riesgo de sufrir un accidente debido a la climatología adversa en carretera.

No te pierdas: Ya son más de 100 las carreteras afectadas por el temporal

Prepara tu coche

Antes de ponerte en marcha, tendrás que hacer algunas comprobaciones. Una de ella pasa por revisar los niveles de los líquidos de tu coche poniendo especial atención al anticongelante. Además, tendrás que comprobar que el estado de los frenos, dirección y batería es perfecto. Por último no olvides revisar las escobillas y, por supuesto, el dibujo de los neumáticos. 

Equipa bien a tu vehículo

Además de echar un vistazo a su estado, si vas a circular por zonas montañosas o con riesgo de nieve no olvides llevar cadenas o neumáticos de invierno, si dispones de ellos. A esto añade el resto de elementos necesarios (y algunos obligatorios) en caso de avería: triángulo de emergencia, chaleco reflectante, gato, herramientas, una manta, etc.

Infórmate antes de salir

Recopila toda la información posible antes de iniciar la marcha: cómo está el tráfico, el estado de la carretera y de las previsiones meteorológicas. Para ello puedes utilizar los canales oficiales de la DGT, de la AEMET, de la Guardia Civil… así como sus redes sociales donde proporcionan información en tiempo real. Apunta, además, los números de asistencia y emergencia. 

Borrasca Gloria

Planifica y prepara el trayecto

Además de estar informado, hay que planificar el trayecto que vamos a seguir. Para ello, debemos buscar rutas o paradas alternativas por si hay alguna retención, señalar las zonas de parada y descanso y planear las paradas. Éstas deberán ser más frecuentes ya que la conducción invernal aumenta la fatiga y reduce la capacidad de conducción. Por último, llena el depósito, carga el móvil y lleva lo necesario para recargarlo.

Viaja sin hora de llegada

Cuando las condiciones del clima no son las ideales, lo mejor que podemos hacer es viajar sin una hora concreta de llegada. Tampoco es aconsejable intentar recuperar el tiempo tras una retención porque si aparece un nuevo atasco, una distracción puede generar una colisión por alcance.

Evita las zonas sombrías

A la hora de circular, evita (en la medida de lo posible) las zonas sombrías en las que no da el sol. Además, ten en cuenta que a primera hora puede haber hielo. Por lo tanto, adecúa la velocidad a la zona de visibilidad y a la adherencia en todo momento.

Borrasca Gloria

Respeta la distancia de seguridad

Es algo que  siempre hay que mantener y que hay que extremar cuando las condiciones climatológicas son adversas. Hablamos, efectivamente, de la distancia de seguridad. Además, en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve tenemos que aumentar ese espacio. Por otro lado, si prevemos situaciones de peligro, hay que indicárselo al resto de los conductores y tendremos que limitar los adelantamientos si la climatología no acompaña.

Ante el hielo, maniobras suaves

Si mientras circulas, sientes que el firme está muy deslizante, maneja con suavidad el volante, el acelerador y el freno; usa las marchas largas si notas que la adherencia disminuye. Si vas a aparcar en una zona con riesgo de heladas o nevadas, ten cuidado con la congelación de las pastillas de freno y levanta los limpiaparabrisas para que el peso de la nieve no rompa los ejes.

Actuar ante una nevada

Si debido a una nevada tu coche queda inmovilizado, tendrás que aparcarlo dejando vía libre a las máquinas quitanieves y no bajarte de él a no ser que haya un refugio cerca. A esto añade un poco de previsión: ve llenando el depósito cada cierto tiempo para tener combustible suficiente. De esta forma, tendrás más tiempo de calefacción en caso de emergencia y te dará un peso extra para circular por zonas resbaladizas.

Cómo circular de noche

Y para acabar, si tienes que conducir de noche, revisa, limpia y adapta la altura de los faros a la carga del vehículo. Cuando notes el primer síntoma de cansancio, para y descansa.

Más:

tráfico

Y además