Skip to main content
Santander Renting

Cinco trámites que te ahorras al tener un coche de renting

Ejemplos que muestran la diferencia entre ser y tener. No es lo mismo ser propietario de un coche, que tener un coche; porque lo primero supone afrontar una serie de gastos y operaciones que son responsabilidad del titular del vehículo, mientras que lo segundo solo implica disfrutarlo. ¿Te cuesta creerlo? Aquí van cinco trámites que te ahorras al tener un coche de renting.

Conoce todas las ofertas de Santander Renting

Los últimos datos de la Asociación Española de Renting apuntan que, a día de hoy, hay casi 240.000 españoles que conducen un coche pero no son propietarios. Muchos más son los vehículos matriculados por compañías de renting como Santander Renting que, a cierre del primer semestre de 2021, alcanzan las 760.170 unidades, lo que supone un incremento del 6,31%, sobre el mismo periodo de 2020.

La diferencia entre el número de conductores y el de vehículos se explica porque, el renting es una de las opciones más utilizadas por empresas y PYMES (en este enlace te explicamos por qué si tienes una PYME te interesa contratar un renting); pero cada vez son más los particulares que se inclinan por este servicio. 

Santander Renting 2

Cinco trámites de los que te puedes olvidar con un coche de renting

La flexibilidad es una de las principales ventajas del renting de coches. Especialmente con empresas como Santander Renting que permite cancelar el contrato antes de tiempo sin penalización o dejar de pagar la cuota en caso de perder el empleo, sufrir un accidente... o si por circunstancias de la vida (¡vienen gemelos!) necesitas otro tipo de vehículo.

También lo es la sencillez de uso. Hace tiempo decíamos que el renting es la forma de comprar coche quienes practican la slow life, porque permite que el conductor se olvide de muchos de los trámites que conlleva comprar un automóvil.

1. Impuesto de matriculación, circulación e IVA

Como el vehículo es siempre propiedad de la empresa de renting, es ella quien asume el pago del impuesto de matriculación (que se abona en el momento de la compra del automóvil), el impuesto de circulación (el conocido numerito, que se paga una vez al año) y el Impuesto Sobre el Valor Añadido (el IVA, que encarece la compra en un 21%).

Esto es lo que España recauda en impuestos al automóvil cada año

2. Seguro

Todo vehículo en circulación está obligado a contar con un seguro que cobra la reparación de los daños materiales e indemnización por los daños físicos a terceros que se produzcan en un siniestro. La Ley obliga a tener un seguro a terceros que solo cubrirá los daños a los demás; lo recomendable es que la cobertura sea a todo riesgo con la tranquilidad de que también habrá cobertura para los propios.

El seguro es una de las coberturas incluidas en un contrato de renting, es decir, el usuario pagará por ella en las cuotas mensuales. Santander Renting Flexible mejora la oferta de la mayoría de las compañías ya que ofrece seguro a todo riesgo sin franquicia y sin importar la edad del conductor ni la antigüedad del carnet de conducir.

3. Mantenimiento y reparaciones

Toca cambio de aceite, revisar el estado de los líquidos... El conductor solo tiene que ocupar de concertar cita con el taller y llevarlo a revisión. Lo mismo que si el vehículo sufre alguna avería (recuerda que el contrato de renting incluye asistencia en carretera). De la factura, en ambos casos, se ocupa el titular (la compañía de renting en este caso).

Talleres en tiempos de coronavirus

4. Cambio de neumáticos

Dicen los estudios que los neumáticos son los grandes olvidados por los conductores. También que, de un tiempo a esta parte, se observa que su uso se estira más allá de lo debido y que cada vez es más frecuente encontrar coches que ruedan con gomas que hace tiempo rebasaron su vida útil. En casi todos los casos, la razón para este olvido es económica.

La buena noticia es que con Santander Renting el cambio de neumáticos está incluido en el contrato con lo que no supondrá un sobrecoste para el usuario.

5. ITV

Si el contrato de renting establece un vínculo de más de cuatro años puedes incluir entre las coberturas la ITV. Por Ley, todos los vehículos deben pasar la primera inspección a los cuatro años de su matriculación; a partir de ese momento, cada dos años.

En definitiva, si todavía te quedan dudas sobre por qué tanta gente se está pasando al renting, sube de nuevo a leer estas líneas y echa cuentas de todo lo que puedes ahorrarte si eliges esta forma de tener un coche. 

Consulta condiciones en bancosantander.es. Operación Sujeta a previa aprobación por parte del Banco. 

Advertisement

Etiquetas:

Branded