Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

Efecto Dacia: ¿se diluirá ante la electrificación?

Efecto Dacia

¿Se diluirá el Efecto Dacia ante la electrificación? ¿Aguantará con un modelo de negocio previsiblemente anticuado? ¿Podrá frente a la tendencia híbrida?

Dacia es un fabricante de origen rumano perteneciente al Grupo Renault que adopta sus plataformas, motorizaciones y tecnología con el fin de ofrecer un producto atractivo en cuanto a precio. Es la marca más barata del mercado y esto se traduce en un gran volumen de ventas cada año, lo que podríamos definir como el Efecto Dacia. Sin embargo, este modelo de negocio se basa en la sencillez y en el ahorro en costes derivado de la ausencia de investigación, lo que se traduce, al mismo tiempo, en un planteamiento basado en motores clásicos diésel y gasolina. Ahora bien, ¿se diluirá el Efecto Dacia ante la electrificación?

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Es necesario entender el mercado y la tendencia hacia la que vira en los últimos meses antes de comprender la posición en la que se encuentra Dacia actualmente. 2018 ha sido un año de inflexión para el mercado. El cliente ha empezado a comprender que existen alternativas plausibles a los motores de combustión interna tradicionales, con un repunte de las ventas de coches eléctricos, híbridos e híbrido enchufables.

¿Más coches eléctricos, menos ventas para Dacia?

¿Cómo acabó 2018 para los coches híbridos y eléctricos? La suma de las ventas de ambos tipos de vehículos ya representa en el mercado español el 7% del total durante el año pasado. Durante los doce meses del año anterior se vendieron en España un total de 58.568 coches híbridos y 15.287 coches eléctricos

Vídeo: Dacia Duster 2018, las 5 cosas que más te sorprenderán:

Además, esta tendencia de crecimiento a seguido durante los dos primeros meses de este 2019. En enero se han entregado 8.994 vehículos híbridos y eléctricos en España, lo que representa un aumento del 30%; mientras que en febrero la cifra ha crecido hasta los 10.838 vehículos de este tipo, o lo que es lo mismo, un 46% de crecimiento.

Por otro lado, los fabricantes se afanan por desarrollar nuevos modelos electrificados que sumar a sus gamas de vehículos. Los eléctricos son el centro de todas las miradas, mientras que los híbridos e híbridos enchufables simbolizan una solución a medio camino entre el tradicional motor de combustión interna y el eléctrico. También existen nuevas tendencias como la microhibridación, una tecnología más sencilla que gana popularidad entre las marcas, especialmente en los motores diésel.

El Efecto Dacia, ¿en peligro?

Sin embargo, a Dacia no le ha ido nada mal durante este 2018. El fabricante rumano cerró el ejercicio anterior con 51.905 unidades matriculadas, siendo el Dacia Sandero el cuarto modelo más vendido en nuestro país (31.121 unidades) y representando el 60% del total de las ventas de la marca, junto al Dacia Duster, el Dacia Lodgy y el Dacia Logan

Te interesa: Prueba: Dacia Sandero dCi 90

El éxito del Dacia Sandero en nuestro país se reduce a una razón de estilo de compra, precios y a la propia naturaleza del mercado, donde se prefiere estrenar coche nuevo antes de recurrir al mercado de ocasión, por ejemplo. Sin embargo, todos los modelos de la marca rumana están disponibles con motorizaciones diésel y gasolina tradicionales, así como algunas variantes alimentadas por gas licuado del petróleo (GLP). 

Pese a que la tendencia hacia la electrificación e hibridación es cada vez mayor, Dacia no ve peligrar sus ventas por una razón principal: los atractivos precios. El Dacia Sandero, el superventas de la marca, puede ser tuyo desde 7.340 euros, mientras que totalmente equipado, en la Serie Limitada y con el motor GLP, lo tienes por apenas 12.806 euros. Frente a esas cifras, ningún coche eléctrico o híbrido puede competir. 

Al final, todo se reduce a un tema económico. España no es un país de grandes rentas, donde la clase media trabajadora se ha visto seriamente damnificada por la recesión económica que hemos vivido durante la última década. Además, el propietario español prefiere comprar un coche nuevo, con las ventajas que ello conlleva, antes que invertir en un vehículo usado con el mismo presupuesto. Normativas, protocolos y leyes más restrictivas serán las que tendrán que surgir para que el denominado Efecto Dacia se vea seriamente comprometido, y la marca contará con el respaldo de Renault (que ya ofrece varios modelos eléctricos en su gama) para poner freno a una posible sangría en las ventas.

Lecturas recomendadas