Imagen de perfil de Gabriel Jiménez
La opinión de
Gabriel Jiménez

Domingueros, esa raza

Gabriel Jiménez

09/03/2011 - 21:04

El séptimo día Dios descansó... y los domingueros tomaron el relevo y se dedicaron a hacer la puñeta sobre cuatro ruedas. Tal y como me ocurrió hace dos domingos, y en vez de descansar y circular relajado, me subió la bilirrubina y di libertad al gruñón que llevo dentro.

Antes de nada, vayamos por partes (guiñito a Jack el Destripador), y definamos qué es lo que se entiende por dominguero. Porque el dominguero no es un conductor novel; es ese conductor que desempolva su vehículo los domingos, como el que se pone las mejores galas –con cierto olor a naftalina– para ir a misa o visitar a los suegros. Pero, claro, el que se pone el traje de los domingos puede dañar la sensibilidad visual del resto de los mortales, pero con cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, todo resuelto. Sin embargo, el dominguero al volante es tan molesto como una china en el zapato: hasta que no te la quitas de encima, sudas tinta.

El que me topé hace dos domingos era el prototípico: varón, cercano al medio siglo. Iba acompañado de tres personas: delante, otro varón de su quinta y de la misma especie, al que seguro le estaría explicando los parabienes de su cochazo ("y tiene inyección por comon reil... una pasada...", seguro que le espetó), y detrás, su señora y la señora de su ínclito compadre.

¿Comportamiento al volante para poder identificarlo? Va por el carril izquierdo en modo superahorro-energético. Es decir, no sólo obedece al Sr. Rubalcaba, sino que hace la machada y circula a 80 km/h en una vía de 120 km/h... perdón, perdón, de 110 km/h.

Es cierto, un despiste lo tiene cualquiera y quizá ese supuesto dominguero se pasó al carril izquierdo empujado por la inyección por comon reil. Pero no, porque el dominguero auténtico, como el que yo sufrí, conduce empanado y no mira los espejos retrovisores más que para localizar y quitar esos antiestéticos pelillos que surgen de las fosas nasales. Así pues, por mucho que le pidas que se eche a un ladito y te deje pasar, nada de nada. Ni el intermitente, ni las luces ni aun siquiera el claxon van con él.

Si tienes suerte, puede que mil kilómetros después haya llegado a su destino y te lo quites de encima, pero si no, quizá lo tengas que sufrir también camino de casa, en vías urbanas. Allí, volverá a rendir tributo a la DGT circulando a 30 km/h, pero, eso sí, cuando se acerque a un semáforo a punto de cambiar de ámbar a rojo, meterá la R de rapidillo y que la inyección por comon reil haga el resto. Y el que vaya detrás se quedará con cara de... ¡mecachis los mengues!

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez

Gabriel Jiménez

Director del Área de Motor de Axel Springer España

Soy Piscis, sufridor del Atleti y me gusta juntar letras, a poder ser relacionadas con cualquier artefacto que lleve del punto A al punto B

Buscador de coches