Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Cadillac, ¿tiene futuro esta emblemática marca?

Cadillac

Cadillac es una de las marcas con más nombre en Estados Unidos, aunque no tan famosa en Europa. Eso sí, en el Viejo Continente no hay aficionado a los coches que no sepa de la importancia de la misma. ¿Tiene un futuro próspero ante sí? Vamos a verlo.

Así era el primer Cadillac Escalade

Corría el mes de agosto de 1902 cuando una de las marcas de coches americanas por antonomasia daba sus primeros pasos. Hablamos de Cadillac, cuyo nacimiento se produce en la ciudad de Detroit. Henry Martyn Leland fue el culpable de todo ello al convencer a la Compañía de Automóviles de Detroit para crearla. Su primero vehículo fue el Modelo A, un biplaza motorizado por un propulsor de un solo cilindro que desarrollaba una potencia de 10 CV.

No te pierdas: Por qué el Super Cruise de Cadillac es mejor que el Autopilot de Tesla

A día de hoy la marca americana cuenta con seis modelos a la venta -versiones son unas cuantas más-, tres de ellos berlinas y otros tantos SUV. Su fuerte está en el mercado americano, donde la marca hace tiempo que anunció una fuerte inversión para seguir en la cresta de la ola. No obstante los plantes del fabricante van más allá, y contemplan una conquista de Europa -ahora sólo vende algunos modelos en suelo alemán- que años atrás hubiese sido vista como utópica.

La idea de Cadillac es mantener su fortaleza al otro lado del charco y establecerse como una alternativa real a las firmas de lujo europeas dentro de nuestras fronteras. Eso sí, el desembarco en el Viejo Continente se producirá de forma pausada y paulatina. Según la fuente consultada, éste varía entre 2025 y 2035, algo que por otra parte se entiende debido a la inestabilidad legislativa reinante. Se sabe que en Europa queremos coches limpios, pero no acabamos de ponernos de acuerdo en cómo ni cuándo. Lo que sí está claro es que el coche eléctrico será el epicentro de todo, y ahí la marca americana aún tiene trabajo por hacer, pues en su oferta sólo encontramos el CT-6 híbrido enchufable.

Además de esto hay que tener en cuenta que los estándares de calidad europeos son diferentes a los que existen en América. Cuando Cadillac llegue aquí, quiere hacerlo con una gama a la altura. No sólo hablamos de mecánicas acordes a lo esperado con tecnologías que a día de hoy no tienen, sino con unos coches que puedan discutir el liderazgo de otros fabricantes como BMW, Mercedes o Audi. Quieren ser premium, pero premium de verdad.

Antes de este desembarco europeo desde Cadillac aseguran que quieren tener la gama preparada al completo. Además se espera tener para entonces la parte financiera al día. En ese sentido jugará un papel importante el Cadillac XT4, un SUV compacto que puede servir para enganchar a nuevos compradores, a los que después se trataría de fidelizar, y cuyo aterrizaje en nuestras tierras se prevé ya para finales del año que viene en algunos mercados.

¿Qué le espera a Cadillac en el futuro?

Si Cadillac cumple todo lo que tiene en mente les espera un futuro bastante halagüeño, aunque la dificultad del reto que se plantean es máxima. En Estados Unidos van a seguir funcionando, pero en Europa se van a enfrentar a un cliente muy acostumbrado a apostar por las marcas 'premium' clásicas. Su producto futuro ha de ser incluso mejor que el de éstas para que el comprador se fije realmente en ellos. Se espera, por tanto, una especie de renacimiento del fabricante que puede suponer una edad de oro si se hace bien en el que los SUV van a jugar un papel fundamental. Además se quiere apuntar todavía más alto con la llegada de modelos de más altos vuelos para competir con firmas de lujo como Rolls-Royce. ¿Y si no se alcanzan los resultados esperados? La apuesta es alta, por lo que el batacazo también lo sería. Y todo ello sin olvidar la gran importancia de los mercados asiáticos...

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas