Skip to main content
Imagen de perfil de Alex Morán
La opinión de
Alex Morán

El Audi S4 diésel es un buen movimiento de la marca alemana

Audi S4 TDI 2019

Tiene todo el sentido del mundo.

No hace ni dos semanas se anunciaba el Audi S4 diésel, que va a estar disponible tanto en carrocería berlina como en Avant, y es, seguramente, un movimiento que habrá pillado a muchos con el pie cambiado. “¿Cómo se atreve Audi a lanzar un deportivo de gasóleo en los tiempos que corren?”. Pues se trata de un movimiento bastante acertado.

Todos los coches nuevos que se van a lanzar en 2019

En realidad, dicha decisión no debería haber cogido a nadie por sorpresa. La marca de los cuatro aros anunció hace un tiempo su sistema diésel mild-hybrid de alto rendimiento, así como que estaría presente en muchos de sus modelos S. La firma tiene todo el derecho del mundo a tomar sus propias decisiones pero es que esta, aunque a priori no lo parezca, tiene todo el sentido del mundo.

VÍDEO: Nuevo Audi S4 Avant en profundidad, ¡míralo en acción!

Vale, el diésel es poco menos que el demonio ahora mismo pero, precisamente por eso, hay que buscar maneras de que pueda pasar por el aro legislativo sin problemas. Los gasolina por el momento están más liberados, pero para que los vehículos de gasóleo entren dentro de las normas cada vez más restrictivas (veamos como claro ejemplo las etiquetas de la DGT en España), hay que tirar de ingenio.

Y como suele decirse, hecha la ley, hecha la trampa. Hablando en concreto de nuestro país (aunque muchos de los factores son extrapolables a otros mercados), los fabricantes no tardaron apenas en darse cuenta de que la hibridación suave era el camino más fácil para hacerse con una preciada etiqueta ECO ya no solo para sus diésel, si no para sus diésel más potentes.

Probamos el Audi RS4 Avant

Por la configuración de este tipo de sistema de propulsión, entran sin problema en la categoría, lo que ya supone una ventaja directa sobre un S4 gasolina convencional. Pero es que, además, hace que se mejoren todavía las características de este tipo de motor.

Un bloque diésel suele tener un mayor par motor que un gasolina, por ende tiene más fuerza; a esto hay que sumar que funciona en regímenes de giro más bajo, por lo que al menos a priori es más fiable y tiene una mayor durabilidad; y tampoco se puede pasar por alto que tiene un consumo menor, además de un precio del combustible más bajo.

Añadir un sistema eléctrico de 48 voltios no hace sino potenciar dichas características e incluso paliar algunos de sus posibles defectos. El apoyo de la eléctrico mejora la aceleración, como el pequeño motor hace las veces de motor de arranque y permite la conducción a vela, reduce el consumo todavía más y quita estrés al apartado mecánico.

De esta manera, el corazón del Audi S4 diésel, un propulsor 3.0 V6 TDI de 347 CV y 700 Nm es más eficiente de lo que cabría, arrojando un consumo medio de 6,2 l/100 kilómetros. Es más, su turbo se ve beneficiado por el sistema eléctrico, que lo hace girar sin depender tanto de los gases, por lo que la respuesta es más rápida y se elimina casi por completo el lag, acelerando de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos.

Es más rápido, eficiente, barato de “alimentar” y tiene una calificación mejor según la DGT de lo que podría tener un S4 de gasolina, la locura sería que Audi no aprovechar ala coyuntura actual para lanzarlo como diésel.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además