Skip to main content

Noticia

Viejas leyendas: así era el Peugeot 106 Sport

Peugeot 106 Sport

El Peugeot 106 Sport era uno de esos vehículos pequeños de carácter que todos hemos deseado tener en nuestra juventud. Sí, su motor tan solo tenía 75 CV de potencia, pero un peso que ni siquiera se acercaba a la tonelada le convertía en todo un juguete con el que divertirse.

Un servidor tiene que reconocer que siempre mirará con cariño todo lo que salga de Peugeot. Mi primer coche fue un 206 y eso no se olvida. Pero mi relación con la marca del león comienza mucho antes de ese debut en carretera. Siempre me llamaron la atención, como a muchos de vosotros imagino, los coches pequeños pero matones. Y, desde luego, el Peugeot 106 Sport era uno de ellos. Las razones de ello las vamos a repasar ahora, pero antes quiero que veas un vídeo cuyo interés es principalmente el sonido. Son pruebas de aceleración con el pequeño vehículo francés, cuyos 75 CV daban mucho más de lo que parecía.

Qué nostalgia, ¿verdad? La del 106 de Peugeot fue una historia de éxito que se fue reforzando con la aparición de diferentes versiones. Entre ellas estaba la Sport, claro. Como decíamos, su motor desarrollaba apenas 75 CV. Se trataba de un 1.4 -realmente tenía 1.360 cc- de cuatro cilindros cuyo par máximo se iba hasta los 113 Nm. Puede que no te parezcan cifras de tronío a día de hoy, pero recuerda que estamos hablando de un coche de los años 90 cuyo peso homologado en Europa era de apenas 890 kilogramos.

No te pierdas: Cómo matricular un coche clásico

Todo esto se traducía en el asfalto en una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,8 segundos, mientras que la velocidad punta era de 177 km/h. Sí, era un coche bien hecho para la época, pero dicen los que lo ha probado que los movimientos a ciertas velocidades provocaban altas descargas de adrenalina que muy pocos vehículos actuales consiguen. La perfección que se logra hoy en día es lo que tiene. Además no era un coche especialmente 'tragón', pues homologaba un consumo medio de 6,4 l/100 km, lo que con un depósito de 45 litros de capacidad aseguraba una autonomía máxima de 703 kilómetros. Asociado al propulsor, por cierto, encontrábamos una caja de cambios manual de cinco velocidades, que derivaba la potencia al tren delantero.

Las medidas del Peugeot 106 Sport lo convertían en una opción ideal también para su uso urbano. Se trata de un vehículo de apenas 3,68 metros de largo, 1,56 de ancho y 1,38 de alto. También podía hacernos el apaño para viajes largos, aunque mejor si no teníamos descendencia ya que la capacidad de su maletero era de 215 litros.

Han pasado ya 20 años desde que esta variante Sport del Peugeot 106 se pusiera a la venta, pero ni siquiera eso impide que sea un coche recordado. Da igual que tengas a la marca francesa entre tus predilectas o no. Si te gusta conducir, te gustaba el 106 Sport. ¿Su única pega? Que apenas quedan unidades en buen estado para comprarlo de segunda mano. Eso sí, si se te da bien la mecánica y quieres echar unas cuantas horas restaurando alguna...

Lecturas recomendadas