Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Porsche 911 Carrera 4S Cabrio, lo hemos probado a fondo y esta es nuestra opinión

Con 450 CV y una capota de lona que imita la forma del coupé

Aquí tienes la prueba en vídeo del Porsche 911 Carrera 4S Cabrio, en su generación 992. Y por supuesto, en un Porsche 911 Cabrio, sea de la generación que sea, de lo que hay que hablar, lo primero es de la capota. Es de lona, y según Porsche logra un aislamiento interior realmente bueno. Se esconde justo detrás de los asientos en un tiempo de 12 segundos, el mismo tiempo que tarda en hacer la operación a la inversa y ambas se pueden realizar hasta una velocidad de 50 km/h.

VÍDEO: ¡Cómo suena! Porsche 911 GT3 con escapes modificados, BRUTAL 

El sistema hidráulico que hace mover todo el conjunto es algo diferente a cómo se hacía antes, que también permitía capotar y descapotar en marcha, pero tardaba un segundo más, 13 segundos exactos. Como dato curioso, gran parte de la estructura que soporta esta capota está fabricada en aluminio y magnesio para que su peso sea mínimo y no afecte a la rigidez. 

Prueba Porsche 911 Cabriolet S 2019

Por dentro, el revestimiento interior está compuesto por varios paneles rígidos que cubren la mayor parte de la lona, por lo que la sensación es la de estar sentado en un vehículo con el techo normal. Los cuatro elementos son el marco delantero, dos paneles curvados y la ventana trasera. Igual que los otros segmentos, el marco de la ventana está hecho de magnesio. Todas las piezas están conectadas de forma cinemática, y eso significa que solo es necesario un solo cilindro hidráulico en cada lado para mover toda la capota.

Y no te pierdas los vídeos de nuestro canal de YOUTUBE

Perfil idéntico al coupé

Este diseño único requiere muy poco espacio de almacenamiento, porque el conjunto plegado de la capota, que se compone de la parte de tela, el marco, los paneles curvados y la ventana trasera, solo ocupa 23 centímetros de altura y 55 de longitud.

Prueba Porsche 911 Cabriolet S 2019

El techo de lona simula perfectamente a un Porsche 911 Coupé. De hecho, el coche en sí, es exactamente el mismo: la longitud es  la misma, 4,52 metros, el ancho es el mismo, 1,85 de ancho, la batalla y la anchura de vías es la misma y solo la altura varía, pero ojo a esto: un solo milímetro: 1,299 milímetros para este cabrio, 1,300 para el coupe.  

Definitivo: el Porsche 911 Turbo 2020 es más rápido en circuito que el Lambo Huracan Evo y Ferrari 488 GTB

Eso quiere decir que estamos ante un cabrio con las mismas cotas que la versión coupe y solo el peso los diferencia más claramente, con 60 kilos más para esta versión descapotable, que evidentemente necesita más refuerzos estructurales para paliar la rigidez que se pierde al no tener un techo de acero.

Y ahora sí, despertamos a esta sinfonía de pistones de este 911 Carrera 4S Cabriolet. El motor este es una maravilla. Con los 385 CV del Carrera normal ya tienes de sobra para divertirte, pero si tu presupuesto te lo permite, ni lo dudes, lánzate a por estos gloriosos 450 CV extraídos de un bloque de seis cilindros boxer sobrealimentados que ofrecen mucho par, 530 Nm desde unas 2.500 vueltas. 

Prueba Porsche 911 Cabriolet S 2019

Bueno voy a capotar para que me escuchéis mejor, aunque las pasadas las haré descapotado. Este motor es biturbo, es bastante enérgica. Casi sabe a motor atmosférico por el ímpetu con el que responde. Pero la respuesta en baja es mucho más intensa que un bloque atmosférico. Empuje que además es muy intenso desde practicamente el ralentí hasta el corte, situado en las 7.500 vueltas. Su consumo depende de cómo lo fuerces, pero puedes apsar de unos razonables 11-12 litros a ritmos normales, has más allá de los 25 si te empeñas en sacarle los higadillos a este seis cilindros. Pero la horquilla es esa: por debajo de los diez, te lo tienes que tomar con mucha calma y par eso, no te compres este coche. 

Porsche 911 Targa 4S Heritage Design: acertado homenaje al pasado

¿Qué decir de lo que sientes en los primeros kilómetros? Evidentemente, este 911 está perfectamente preparado para viajar largas distancias sin que te quejes mucho. Va duro, todo hay que decirlo, y notas cada bache, cada grieta del asfalto y se pasa de velocidad en un badén, prepárate para despegar. No es una berlina francesa con sus suspensiones blandas que ni te enteras por donde pisas. 

Prueba Porsche 911 Cabriolet S 2019

En este Porsche vas conectado a la carretera para lo bueno y para lo malo. De serie lleva el sistema PASM, una amortiguación Activa que va modificando la dureza de la suspensión en cada rueda en función del estado de la calzada y del estilo que lleves al volante. 

De todas formas, oye, que lo tuyo son las emociones fuertes, que tienes una espalda de hierro y quieres lo más deportivo: entonces tienes a tu disposición una suspensión deportiva que rebaja la carrocería 10 mm, con muelles más cortos, más duros y estabilizadoras con una mayor resistencia a la torsión. Yo eso lo recomeindo si vas a hacer un uso en circuito, porque lo vas a notar y no es un extra muy caro, son 1.000 euros más. 

Conclusión y precio

El 911 es un deportivo puro, y su versión descapotable, también lo es. Por mucho que se la quiera equiparar a una conducción más modesta, más superficial, este Cabriolet encierra un deportivo dentro al que se le puede sacar mucho partido si quieres. No es como Ferrari, que tiene por un lado el Portofino y por otro los 488 o el ultimo F8. Aquí Porsche ha creado un descapotable que puedes meter perfectamente en circuito y pasártelo en grande. Es caro, son 165.300 euros, peor no tanto como un Portofino, que eso sí, llega a los 600 CV, que no son tonterías, aunque tiene un tacto más burgués y menos deportivo. Aquí arriba a la izquierda tienes el link con la prueba de este espectacular cavallino.

Y además