Skip to main content

Noticia

VÍDEO: No tiene desperdicio, un Nissan GT-R con llamaradas y petardeos en los escapes

Simplemente brutal...

Atento ‘petrolhead’, este vídeo No tiene desperdicio, un Nissan GT-R con llamaradas y petardeos en los escapes. Echa fuego cada vez que acelera. 

No te pierdas: VÍDEO: estos 5 deportivos han renunciado al cambio manual

La manera en la que ruge tu deportivo es muy importante, es uno de los puntos distintivos de este tipo de coches. Son más emocionales y divertidos que el resto de modelos. Y quizás, sus cualidades no sean las más prácticas para el día a día, pero ya os adelanto que este vídeo no tiene desperdicio, un Nissan GT-R con llamaradas y petardeos en los escapes. Así ruge el deportivo de Nissan

Un Nissan GT-R echa fuego por los escapes

Pisar el acelerador y que suena un estruendo mola mucho, pisar el acelerador y que salgan llamaradas por los escapes es ir un paso más allá. Alucinad con el petardeo de este Nissan GT-R. Es sencillamente espectacular de ver. Un sin sentido que vuelve a loco a cualquier amante de los coches. 

Mira esto: VÍDEO: un Dodge Viper cualquiera en una incorporación cualquiera haciendo de las suyas

De serie, el Nissan GT-R con su motor V6 Biturbo de 3,8 litros que entrega 570 CV de potencia ya suena de forma espectacular. Pero su propietario quería algo más especial… Nada mejor que dar rienda suelta a sus caballos y que salgan llamaradas cada vez que aceleras. 

El deportivo de Nissan es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y puede alcanzar los 315 km/h de velocidad máxima con una transmisión automática de 6 relaciones y un sistema de tracción total, que además, incorpora Launch Control para optimizar la aceleración desde parado. 

Te interesa: VÍDEO: Nissan GT-R con escapes Armytrix, ¡qué pasada de sonido!

Ahora, cuando te adelante (porque lo hará) no sólo veras su espectacular alerón trasero y escucharás un sonido de infarto, también verás salir fuego por los escapes. Este vídeo no tiene desperdicio, un Nissan GT-R con llamaradas y petardeos en los escapes. Quién no querría uno así en casa… 

Y además