Skip to main content

Noticia

Vídeo: este Lamborghini Aventador casi se incendia

Lamborghini Aventador incendio

En el siguiente vídeo puedes ver un Lamborghini Aventador que casi se incendia después de que su propietario se pase de revoluciones. Por suerte, quedó en un susto.

Los deportivos de motor central emiten, a menudo, sonidos espectaculares que, aunque no tienen nada que ver con la posición de sus motores, pueden representar un problema en cuanto a refrigeración se refiere. Esto, unido a propietarios irresponsables, suelen terminar con el coche siendo pasto de las llamas. Por suerte, el vídeo que te traigo hoy no es de estos. En él puedes ver un Lamborghini Aventador que casi se incendia.

No te pierdas: Un 'youtuber' sufre el incendio de su Wrangler en mitad de un desierto

El motivo, como siempre, pasarse de revoluciones cuando el vehículo está parado. El motor aumenta tanto de temperatura que es fácil ver espectaculares llamaradas siendo expulsadas al exterior por el sistema de escape. Pero esto conlleva un serio riesgo. Es fuego, y al fuego le gusta quemarlo todo. 

El fuego, el peor enemigo de un deportivo

El vídeo nos llega desde Da Nang, en Vietnam, donde el pasado fin de semana un grupo de aficionados al fútbol celebraban la victoria de su equipo nacional por 2-1 frente a Filipinas en el partido de ida de la Copa AFF 2018. Un acaudalado hincha del fútbol también es propietario de un Lamborghini Aventador y, en un mar de motos, se hacía notar por el espectáculo de sonido y fuego producto de su deportivo italiano.

De repente, una de las llamaradas se propaga por uno de los extremos de parachoques, concretamente en la rejilla de los lados. El exceso de calor es evidente y los testigos comienzan a alertar al propietario, quien decide apagar el fuego a patadas (como lo estás leyendo). Tras no surgir efecto, unos voluntarios comienzan a golpear las llamas con sus prendas de ropa hasta que consiguen extinguirlo por completo. No solo salvaron al Lamborghini, sino que evitaron que su compatriota tuviera que encargar un ejemplar nuevo a Sant’Agata Bolognese.

Lecturas recomendadas