Skip to main content

Noticia

VÍDEO: comparativa entre el BMW M5 2018 y el Mercedes AMG E 63 S

En este vídeo tienes una comparativa impresionante. Dos berlinas de cinco metros y con 600 CV bajo el capó frente a frente. Hablamos del Mercedes AMG E 63 S y el nuevo BMW M5 2018, con tracción integral. Aviso, sólo basta con pulsar un botón para convertirlos en un propulsión trasera.

Por un lado el BMW M5, toda una leyenda. En esta sexta generación cuenta con un motor 4,4 litros V8, y 600 CV. Pero hay más novedades. Lleva una caja de cambios de ocho relaciones donde antes había un cambio de doble embrague, y tracción integral, a la que propulsa sus impresionantes 600 CV. Aquí te mostramos cómo responde.

En frente tenemos su rival natural, el Mercedes-AMG E 63 S con un V8 de 612 CV, también con tracción integral. La pregunta es clara: ¿Cuál de los dos se pone por delante?

 

 

En el BMW vemos vías ensanchadas que alojan las ruedas de 20 pulgadas con frenos carbocerámicos, y detrás un difusor flanqueado por cuatro salidas de escape, epoiler específico y en los lados, retrovisores aerodinámicos. Las aletas delanteras y el capó son de aluminio, y bajo el capó esconde el 4,4 litros V8 de 600 CV y 750 Nm de par.

Además, el nuevo M5 estrena un techo de carbono como el del M3 y el interior es el del Serie 5 con un volante más grueso y ergonómico y un botón de arranque en rojo. Te adelanto que, en los primeros metros de conducción, el M5 transmite un comportamiento entre civilizado y extremadamente deportivo.

Vídeo: BMW M5 2018 vs AMG E 63 S. Difícil elegir uno

Si quieres saber más sobre las sensaciones que transmite entra en el vídeo. Respecto a los datos: pasa de 0 a 100 en 3,3 segundos, y llega a los 200 en 10,15, y la punta está en 305 km/h.

En frente tenemos un viejo conocido y rival: el AMG E 63 S, con una carrocería específica en la que enseguida se ve la mano de AMG. Tiene entradas de aire más grandes en el frontal, y pasos de rueda ensanchados en 17 milímetros. Detrás destacan cuatro salidas de escape de gran tamaño. La aletas ensanchadas no son solo por un asunto estético, sino que aumentan el tamaño de las vías. Por dentro, tenemos el cockpit refinado del Clase E, con volante deportivo achatado por debajo y asientos deportivos delante.

Al igual que el BMW acelera en 3,3 segundos de 0 a 100, y para llegar a 200 es un poco más lento: requiere 10,9 segundos. El motor es un poco más pequeño: 4 litros frente a los 4,4 del BMW. ¿Quieres saber más? Entra en este vídeo del BMW M5 2018 y el AMG E 63 S, te damos nuestro favorito...

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

¡Aquí tienes más coches para elegir!

 

Lecturas recomendadas