Skip to main content

Noticia

Motor

La tracción quattro de Audi cumple 40 años: así es como ha evolucionado

Tracción quattro Audi 40

A pesar de su larga vida, han sabido ir adaptándolo a cada circunstancia. 

La tracción quattro de Audi está de aniversario. Se cumplen 40 años desde su debut en el Salón de Ginebra de 1980, a través del Audi quattro, y desde entonces su leyenda no ha hecho más que crecer. Ahora, Audi quiere recordárnoslo.

No te pierdas: Los cuatro Audi que llegarán al mercado en 2021

Porque cuatro décadas dan para mucho y saber mantenerse como una tecnología de referencia durante todo ese tiempo, adaptándose además a las nuevas necesidades, no es tarea fácil. Pero podemos decir que lo han logrado, así que vayamos poco a poco e indaguemos en cuáles han sido sus principales cambios.

Para empezar, es necesario conocer que la tracción quattro de Audi fue presentada como un sistema de tracción total ligero, compacto, eficiente y sin tensiones. Y gracias a esto, la marca de los cuatro aros podía moldearlo tanto para sus coches de producción de gran volumen como para los más deportivos.

 

La evolución de quattro

El modelo original con el que fue desvelado al mundo montaba un motor de 200 CV y aunque se mantuvo hasta 1991, fue actualizándose con el paso de los años. Así, en 1984, Audi añadió el exclusivo Sport quattro de 306 CV pero fue con la introducción del Audi 80 quattro en 1986 cuando se dio otro paso importante: el diferencial central con bloqueo manual instalado en el primer quattro desde su lanzamiento fue sustituido por el primer diferencial central autoblocante (Torsen), capaz de distribuir el par de forma puramente mecánica entre los ejes delantero con un reparto 50:50. 

Y para que te hagas una idea, bajo carga, este diferencial podía transferir hasta el 75 por ciento de la fuerza al eje con más agarre, según fuese necesario. Esto ha sido siempre, precisamente, una de las señas de identidad de quattro: versatilidad y seguridad en la conducción independientemente de las condiciones que puedan darse en la carretera. 

 

Tracción quattro Audi 40

 

En 1995 se presentaría el primer diésel con tracción total permanente, el Audi A6 2.5 TDI; en 1999, se implantó la tracción quattro con embrague multidisco electrohidráulico en los modelos A3 y TT y en 2005, con el Audi RS4, llegó el diferencial central con distribución de par asimétrica y dinámica, con un reparto de 40:60 entre los ejes delantero y trasero. Este último sistema, por cierto, sigue vigente hoy en día, aunque ya es capaz de distribuir hasta el 85% del par al eje trasero y hasta el 70% al delantero. 

Más tarde, en 2007, el Audi R8 sería testigo de la llegada de un acoplamiento viscoso en el eje delantero que en 2008 fue sustituido por un diferencial deportivo en el eje trasero. 

 

quattro también es eficiencia

La tracción quattro de Audi daría un nuevo paso adelante en 2016, con la llegada de la tecnología ultra, un sistema inteligente para los modelos con motor longitudinal delantero y cambio manual o de doble embrague S tronic capaz no solo de detectar en cuestión de milisegundos datos tan relevantes como la dirección, la aceleración y el par, sino también de anticiparse a las necesidades y corregirlo si es necesario. 

Y a esto, además, sumándole un menor consumo -0,3 litros menos de combustible por cada 100 km-; quattro, por tanto, es mucho más que un sistema de tracción: también es deportividad y eficiencia. Y más, con la llegada de la era eléctrica. 

 

La revolución e-tron y quattro

Ahora que Audi también forma parte de la electromovilidad con los nuevos Audi e-tron y e-tron Sportback, quattro ha tenido de nuevo que adaptarse. En este caso, la tracción eléctrica a las cuatro ruedas -gracias a los dos motores eléctricos, uno en cada eje- regula la distribución ideal del par entre ambos ejes de forma permanente y totalmente variable. 

¿Y esto qué permite? Pues que en condiciones normales los SUV eléctricos de Audi puedan rodar solo con el bloque trasero y activar el delantero si se demanda más potencia o la conducción es más exigente. Por tanto, tenemos las ventajas de la eficiencia de la tracción en un solo eje con las de la tracción y la estabilidad de las cuatro ruedas motrices.

 

Tracción quattro Audi 40

 

Además, en las versiones S de los modelos e-tron, los dos motores eléctricos traseros actúan como si se tratara de un diferencial deportivo gracias a la vectorización eléctrica de par

Entonces, ¿qué tipo de tracción quattro podemos encontrar ahora?

Para conocer la tracción quattro más actual, tomamos como casilla de salida la tracción quattro mecánica, que funciona en todas las variantes de la misma forma junto con el control selectivo de par en las ruedas, que mejora la estabilidad y los límites de adherencia mediante el frenado selectivo de las ruedas en el momento correcto. 

Para los modelos con motor delantero longitudinal, hay dos configuraciones en función del cambio que equipen: el sistema quattro de tracción total permanente con el cambio tiptronic con convertidor de par se basa en un diferencial central puramente mecánico con función autoblocante. Por otro lado, el sistema quattro con tecnología ultra está disponible para los modelos de cambio manual o S tronic y utiliza un mecanismo de doble embrague. 

 

Tracción quattro Audi 40

 

Después, quattro vuelve a cambiar para los compactos con motor transversal. En este caso, cuentan con un embrague multidisco de mando hidráulico situado en el eje trasero para favorecer la transmisión de masas en cambios rápidos o curvas, transfiriendo parte del par del eje delantero al trasero tan pronto como sea necesario. Y esto es algo de lo que también se beneficia el Audi R8, equipado con motor central.

 

La historia continúa…

La tracción quattro está presente en toda la gama Audi, menos Audi A1, y ha sabido ganarse el respeto del público. También, por supuesto, gracias a los éxitos en competición que esta tecnología ha ido cosechando. A finales de septiembre, los de Ingolstadt habían conseguido fabricar casi 11 millones de unidades de coches con tracción quattro, ya que casi el 44% de los clientes eligen un modelo equipado con esta tracción. ¡Las cifras hablan por sí solas!

Todo sobre Audi

Y además