Skip to main content

Noticia

Subastan un impecable BMW Alpina B10 Bi-Turbo de 1990

Subastan un impecable BMW Alpina B10 Bi-Turbo de 1990

Sale a subasta un impecable BMW Alpina B10 Bi-Turbo de 1990 a través de una página web. Se trata de un ejemplar en buen estado de conservación, uno de los 507 B10 Bi-Turbo construidos por Alpina sobre la base del BMW Serie 5 E34 y más concretamente, a partir del 535i de la época.

Te interesa: El Alpina B7 luce este verde intenso en Abu Dabi

El BMW Alpina B10 Bi-Turbo es un automóvil francamente impresionante. Construido entre agosto de 1989 y marzo de 1994, es una de las variantes más exclusivas de cuantas ofreció Alpina sobre la base del BMW Serie 5 de tercera generación, el E34. Así lo demuestra el hecho de que tan solo 507 ejemplares salieran de la cadena de montaje a lo largo de esos casi cinco años en los que estuvo a la venta. Y ahora puedes hacerte con una de esas raras unidades, la número 170, pues ha salido a subasta a través de una página web (enlace).

Se trata de un impecable BMW Alpina B10 Bi-Turbo de 1990 originalmente de Alemania, pero que recientemente ha sido matriculado en el estado de Washington (Estados Unidos). Está ubicado en Fremont (California) y durante sus casi 27 años de vida, ha debido de recibir un trato exquisito, pues su estado de conservación es excelente. Y no es que no lo hayan utilizado, como pasa de vez en cuando con algunos coches que salen a subasta sin estrenar; el cuentakilómetros de este Alpina marca ahora 151.000 kilómetros.

Los 50 años de Alpina

Son menos kilómetros que el otro Alpina B10 Bi-Turbo que subastaron el pasado verano en Reino Unido, el coche que puedes ver en la galería de imágenes que tienes más abajo, pero el protagonista de este artículo está mejor conservado. Ambos se fabricaron a partir del BMW 535i E34, un sedán que montaba un motor atmosférico con 3.428 cc de seis cilindros en línea que, en su configuración de serie, entregaba poco más de 200 CV de potencia. Un rendimiento más que respetable para la época, desde luego, pero poca cosa en comparación con lo que logró Alpina con unos cuantos cambios. La imagen de portada, con la que ilustramos el artículo, es una foto de prensa de la época y una prueba de sus estratosféricas prestaciones, pues el B10 Bi-Turbo posa junto al mítico Concorde, el avión comercial más veloz de todos los tiempos.

Alpina instaló un sistema de sobrealimentación compuesto por dos turbocompresores, elementos que permitieron elevar el rendimiento del bloque 3.5 hasta los 360 CV y 520 Nm de par, cifras que como decimos, son impresionantes incluso hoy en día. Al igual que sus prestaciones, con una velocidad máxima de más de 290 km/h y un paso de 0 a 100 km/h de menos de 5,6 segundos. Uno de los aspectos más curiosos de este coche es que disponía, por ejemplo, de un regulador que permitía que el conductor seleccionar la presión de soplado de los turbos mediante un pequeño botón giratorio.

Fuente: CarScoops, Bring a Trailer.

Lecturas recomendadas