Noticia

El Subaru BRZ tS es mejor, pero no más potente

Alex Morán

Se fabricarán 500 unidades del Subaru BRZ tS que mejora aerodinámica, sistema de frenos, suspensiones y la rigidez del chasis, pero no potencia su motor más allá de los 200 CV originales. También se estrena el Subaru WRX STi Type RA que va a por el récord de Nürburgring.

No te pierdas: Así es el Subaru WRX STi 2018

Si de algo se acusa al trío Tobaru, formado por Subaru BRZ, Toyota GT86 y el extinto Scion FRs; es por su relativa escasa potencia. Los tres japoneses emplean un motor bóxer atmosférico de 2,0 litros y cuatro cilindros que desarrolla 200 CV (205 CV en territorio estadounidense), algo que para muchos se queda corto. Sin embargo ninguna de las marcas implicadas tiene previsto aumentarlos, algo que queda claro con el Subaru BRZ tS, una edición limitada del modelo de la que solo se fabricarán 500 unidades.

VÍDEO: Así es el Subaru BRZ 2017

 

Se trata de una versión optimizada del deportivo de propulsión trasera pero, antes de enumerar sus virtudes, el jarro de agua fría: no se ha aprovechado la ocasión para añadirle caballos. Si se ha trabajado con la aerodinámica, optimizada gracias a un kit de carrocería formado por splitters en los bajos, tanto en el frontal, como en los faldones y la zaga; así como por un descomunal alerón trasero. La cosa no queda ahí, calza nuevas llantas de aleación de 18 pulgadas envueltas en neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S, monta frenos Brembo, ha instalado refuerzos en el chasis y en el vano motor, la dirección es más precisa y cuenta con una suspensión Sachs puesta a punto por el departamento STi de la marca. Estéticamente cuenta con detalles rojos que separan los añadidos aerodinámicos de la carrocería y está disponible en tres colores: el característico WR Blue Pearl, el Crystal White Pearl y el Crystal Black Silica.

 

Junto a esta serie también se podrá a la venta el Subaru WRX STi Type RA, del que también se fabricarán 500 unidades. Desarrollado para conseguir el récord de vuelta en Nürburgring, es más ligero que el modelo base gracias a la inclusión de un techo y un alerón de fibra de carbono, además de unas llantas BBS de aleación ligera y 19 pulgadas. También es más potente, el bloque bóxer 2.5 estrena toma de admisión, pistones, recibe una reprogramación de la ECU y suma un nuevo sistema de escape para desarrollar 314 CV. La guinda la ponen los frenos Brembo con pinzas de seis pistones y las suspensiones Bilstein.

Fuente: Carscoops.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.