Skip to main content

Noticia

Motor

Roba un Audi R8 para huir de la Policía y las cámaras del coche lo delatan

Audi R8

El nivel de tecnología de los coches es cada vez más alto, aunque este ladrón debía ignorar de lo que son capaces de hacer los vehículos hoy en día. Las autoridades policiales de Australia le estaban buscando por huir de un control de alcoholemia cuando decidió abandonar su coche para robar un Audi R8, que acabó delatándole con sus cámaras.

Vídeo: Audi R8 V10 vs Lamborghini Huracán Performante vs Nissan GT-R

El individuo en cuestión se coló en casa de una pareja de Newcastle (Nueva Gales del Sur) que había comprado el citado modelo de Audi hacía tres meses. Cogió las llaves y continuó la huida a bordo del R8 sin percatarse que el sistema de cámaras a bordo del coche estaba grabando todo. Y cuando decimos “todo” hacemos referencia a la colección de infracciones que acumuló durante su imprudente conducción.

A lo largo de media hora circuló a velocidades superiores a 160 km/h por carreteras convencionales de doble sentido y llevó a cabo peligrosos adelantamientos sin tener en cuenta las señales. Por si todo esto fuera poco, el Audi R8 impactó de forma constante contra bordillos, badenes y cunetas: en uno de esos goles, una de las ruedas dejó un rastro en el asfalto que luego se convertiría en una de las claves de la investigación.

Audi R8

Más de 60.000 euros en daños

Su ruta de escape terminó en casa de unos amigos con el deportivo alemán emitiendo todo tipo de avisos acerca de los diferentes daños mecánicos que sufría. No se libró de ellos ni a la hora de aparcar: el fugado eligió un lugar demasiado estrecho para el R8 y las puertas fueron las que más lamentaron la decisión.

Las marcas que había dejado su conducción ayudaron a la Policía a dar con él y las cámaras del Audi R8 hicieron el resto. Cuando lo encontraron, le detuvieron por cargos de robo de un vehículo, conducción imprudente, conducción sin licencia y allanamiento de morada, entre otros. Y a esto hay que añadir los daños que sufrió el deportivo: según su dueño ascienden a más de 60.000 euros.

Y además