Skip to main content

Prueba

Prueba: Range Rover Evoque 2019, bienvenido al Mild Hybrid

Prueba del Range Rover Evoque 2019
Nota

8

El año que viene se estrena una versión PHEV con 50 kilómetros de autonomía completamente eléctrica

Hace siete años, el Range Rover Evoque revolucionó el segmento de los SUV compactos. Nunca antes un coche de este tipo había tenido un diseño tan elegante, extrovertido, deportivo. En una palabra: tan bonito. Y en su belleza radica que haya sido un éxito de ventas arrollador para Land Rover. Ahora lanzan la segunda generación con el listón muy alto, y nosotros ya nos hemos puesto al volante. Prueba: Range Rover Evoque 2019. 

No te pierdas: Novedades 2019

El diseño solo cambia en los matices y eso no nos gusta. ¿Por qué no han arriesgado más? Debemos hablar, en la parte estética, de una evolución antes que de una revolución. ¿Qué cambia? Los faros son hora más afilados y recuerdan a los del Range Rover Velar. En el lateral destacan los tiradores que emergen para abrir la puerta (y que también hereda de su hermano mayor). Por su parte, la zaga tiene un aire a la del Land Rover Discovery. 

Prueba del Range Rover Evoque 2019

No te pierdas: Prueba del Range Rover Evoque actual

VÍDEO: Range Rover Evoque 2019 en movimiento

Las mayores innovaciones no se ven. El Evoque 2019 en el que voy sentado se basa en una plataforma completamente nueva pensada para dar la bienvenida a la electrificación. De hecho, todas las versiones que ya están disponibles en el mercado (salvo la más modesta) llevan de serie un sistema Mild Hybrid de 48 voltios que sirve para apoyar el motor de combustión y reducir consumos y emisiones (y de paso conseguir la etiqueta ECO con la que sortear las restricciones anticontaminación de las grandes ciudades).

El futuro próximo es híbrido enchufable

Pero es que el año que viene se va a estrenar la interesante variante del Range Rover Evoque PHEV con 50 kilómetros de autonomía en modo totalmente eléctrico y que logrará la etiqueta azul de ‘0 emisiones’. Promete mucho. 

Prueba del Range Rover Evoque 2019

 

Es igual de largo que el modelo anterior (4,37 metros), pero su batalla aumenta en dos centímetros para beneficio de los pasajeros de la fila trasera, que gozan de un mayor desahogo para sus rodilla (el resto de cotas permanece invariable). Y ahora es un centímetro más bajo, aunque crece 11 milímetros a lo ancho. Ya no se ofrecerá, en principio, la variante de tres puertas. Y no está claro que vayamos a ver un Range Rover Evoque Cabrio

Así es por dentro: Range Rover Evoque 2019

El interior recuerda mucho al del Velar: lo que más me llama la atención aquí dentro es la cantidad de información que me ofrecen sus... ¡cinco pantallas! Sí, has leído bien: desde la de la instrumentación, pasando por el sistema Touch Pro Duo (dos displays de 10 pulgadas al más puro estilo Velar), Head Up Display o el retrovisor, que con solo pulsar un botón, me muestra las imágenes captadas por una cámara colocada detrás y que ofrece una imagen nítida y con un enorme campo de visión. 

Y el manejo del climatizador funciona aquí también por medio de un monitor extra del que sobresalen dos ruedas físicas para que no te tengas que perder en absurdos submenús cada vez que quieras variar unos grados la temperatura del habitáculo (el volumen de la radio también es un mando físico). Para colocarte bien al volante, los asientos tienen hasta 14 posiciones de regulación eléctrica.

Si nos metemos con la conectividad, el sistema de infotainment es compatible con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto. En cuanto a espacio interior, Land Rover promete más espacio, especialmente, para las piernas en las plazas traseras, lo que le debe a su mayor batalla. Y ahora, adultos de 1,80 irán desahogados detrás (la plaza central es más incómoda y estrecha). Y antes de arrancar, te comento la capacidad del maletero: entre 591 y 1.383 litros, si pliegas la segunda fila, lo que no está nada mal.

Prueba del Range Rover Evoque 2019

¡Arrancamos!

Voy al volante de la versión con motor P 300, de 300 CV y 400 Nm de par máximo, para mover los 1.925 kilos del Evoque. Este nuevo modelo se ha esmerado en dos aspectos: agilidad y tracción. Y es que la tracción integral es la misma que la del modelo anterior, pero con otro ajuste: parte de la propulsión trasera, que envía fuerza al eje anterior cuando lo requiere. 

Prueba del Range Rover Evoque 2019

Lo estoy conduciendo por una carretera comarcal, y lo cierto es que el grip es muy bueno, e incluso con los sistemas de estabilidad desconectados, se mantiene muy aplomado en todo momento. Y los modos de conducción se notan más: hay una diferencia plausible entre el programa Dynamic y el Normal

Después de una vuelta de unos cuantos kilómetros me bajo de este Range Rover Evoque P300 para subirme en la versión P250 con el motor de gasolina de 250 CV. Es un escalón por debajo, quizá más sensato y non tan explosivo, con fuerza suficiente para el día a día. De los cinco modos disponibles del sistema Terrain Response 2 elijo el Confort. Ahora los primeros kilómetros serán por autovía y allí el nuevo Evoque 2019 me debe ofrecer su máxima comodidad.

El nuevo chasis sale a relucir con más confort

A velocidades sostenidas y en curvas amplias, el SUV pequeño de Range Rover no ofrece tacha: buena precisión de guiado, correcta absorción de las amplias ondulaciones de la carretera y ruido contenido... Es cuando salgo a vías secundarias cuando noto un mayor esfuerzo de la suspensión para controlar el balanceo.

Dicho de otra forma: se puede aumentar el ritmo en carreteras reviradas, pero su comportamiento no está a la altura de rivales como un BMW X1 o un Audi Q3 (el peso es, en parte, el gran culpable). De todas formas, donde este nuevo Evoque deja atrás a su competencia es al salir del asfalto. La electrónica configura automáticamente los bloqueos del diferencial, el ABS o la suspensión para que no te detengas ante obstáculos de cierta entidad.

Prueba del Range Rover Evoque 2019

Le da igual pisar el barro, que vadear un río (la profundidad llega hasta los 60 cm, 10 más que antes) o descolgarse por ‘paredes’ de tierra pronunciadas. La sensación de confianza es alta y, si eres amante de la conducción off road, te vas a divertir. Por cierto,  apunta otra novedad: el ‘Clear Sight Ground View’, que muestra lo que hay debajo del tren delantero gracias a una cámara para que te lleves menos sustos al coronar un repecho.

Me detengo. Después de un día entero a sus mandos puedo decir que el nuevo Evoque es más SUV, pero también más 4x4. Es tan razonablemente ágil en el asfalto como suficientemente capaz fuera de él. Tienes hasta seis alternativas mecánicas y casi todas ellas con una relación potencia/consumo muy interesante. Lo malo: por fuera ha perdido el punch que tuvo la primera generación.

 

¿Cuál es tu coche ideal?


 

Conclusión

Lo mejor

Polivalencia de uso, exclusividad frente a otros rivales, motores, sistema Mild Hybrid

Lo peor

Aunque se trata de un rediseño, apenas se notan los cambios en el exterior

Y además