Skip to main content

Noticia

Prueba: Mercedes Clase S Cabrio 2018. Lujo máximo a cielo abierto

Al volante. Mercedes Clase S Cabrio 2018

Los descapotables también son para el invierno

Al lavado de cara de la berlina Mercedes Clase S, le sigue el Mercedes Clase S Coupé. Nosotros ya nos hemos puesto al volante, en este caso, del Clase S Cabrio. Y te aseguramos que cambian más cosas de las que parecen a simple vista. Prueba: Mercedes Clase S Cabrio 2018.

Para empezar, Mercedes moderniza levemente su aspecto con un nuevo frontal que estrena faldón cromado y nuevas entradas de aire. También se han rediseñado los umbrales, y detrás monta nuevas salidas de escape cromadas. También son nuevos los pilotos de OLED con 66 elementos lumínicos que proyectan secuencias animadas y se adaptan a la claridad del día y a la intensidad de la frenada. Tanto el Coupé como el Cabrio estarán disponibles a partir de enero de 2018.  

Al igual que en la berlina, los ingenieros de Mercedes han seguido evolucionando el sofisticado sistema infotainment. Así, los Mercedes Clase S Coupé y Cabrio también llevan las dos enormes pantallas de 12,3 pulgadas, recogidas bajo la misma superficie acristalada. La instrumentación de este coche puede adoptar tres aspectos: clásico, deportivo y progresivo. Especialmente nuevo en la variante Coupé son las superficies táctiles del volante, desde las que se pueden controlar el sistema multimedia y las condiciones de conducción, minimizando la distracción de la carretera. El volante, por cierto, es el mismo que el de la berlina.

¡Arrancamos!

Es la primera vez que esta variante descapotable monta el 4,0 litros V8 proveniente de los talleres de AMG, la que nosotros hemos probado: el Mercedes S 560 Cabrio. Y ya incluso en modo Eco el empuje es realmente sorprendente. Es cierto que en esta posición el cambio inserta algo pronto a una marcha mayor, pero en ningún momento desfallece y en cuanto pisas el acelerador se regala un rugido típicamente V8. Pero pongamos el mando en Sport. El sonido eleva los decibelios y el tono, y no tiene nada que envidiar a un muscle-car. No hay que olvidar que tenemos bajo el capó 469 CV y 700 Nm de par, que se explayan acústicamente a placer cuando se abren las mariposas del escape.

VÍDEO: Aquí tienes el S Cabrio 2018 en acción

Entonces, te olvidas de un plumazo de los 2.150 kilos que pesa este coche, los dos turbos entran en acción mucho antes y toda reacción al pedal del acelerador es increíblemente espontánea. El cambio automático recorre las nueve relaciones en un abrir y cerrar de ojos, con ausencia de tirones y aprovechando al máximo la potencia del motor. Nos ha sorprendido la respuesta del chasis en modo Confort. El chasis se traga literalmente los baches del suelo, y te aísla totalmente de lo que sucede por debajo de ti. Pero ni siquiera en modo Sport llega a tener una respuesta demasiado dura, y mantiene un elevado nivel de comodidad y calidad de rodadura.

El modo Confort es el idóneo

Para un coche como este, el modo Confort es el más conseguido. Es el que logra una mayor armonía, mantiene mucho aplomo y un buen control de los balanceos de la carrocería y aporta al mismo tiempo la suavidad que uno espera de un epítome del lujo como este. Conectividad total Además de las conocidas superficies táctiles del volante y de las dos enormes pantallas que recorren el cockpit, Mercedes ha evolucionado el control por voz de su nueva Clase S. Puedes manejar la climatización, la calefacción de los asientos y hasta la iluminación del interior con solo decirlo.

Al volante: Mercedes S Cabrio 2018
Al volante: Mercedes S Cabrio 2018

Y por medio de presentaciones en 3D, recibirás, en tiempo real, información del clima, de gasolineras y sus precios e incluso de plazas libres en los parkings próximos. De serie, lleva el sistema Comand Online con Apple CarPlay y Android, y la superficie reservada a la carga inductiva del móvil.

Lecturas recomendadas