Skip to main content

Noticia

Prueba: BMW Serie 1 2019. ¡Ya lo hemos conducido!

Prueba del BMW Serie 1 2019

El pasado 12 de marzo de 2019, AUTOBILD se acercó al circuito de pruebas que BMW tiene en el sur de Francia, para ponerse al volante del prototipo que sustituirá al BMW Serie 1 actual. íbamos con cierto escepticismo, porque el compacto de propulsión trasera se pasa a la tracción delantera. Este es el resultado de nuestra primera prueba del BMW Serie 1 2019

No te pierdas: Novedades 2019

Te pongo en escena: me he puesto, en primer lugar,  al volante de una unidad 118i con un tres cilindros gasolina de 140 CV acoplado a un cambio de doble embrague de siete velocidades. Luego me he subido M135i xDrive con gasolina de cuatro cilindros, 306 CV, tracción total, Steptronic de ocho velocidades y mariposas en el escape.

No te pierdas: Prueba del BMW Serie 1 actual

Y por último, para redondear esta primera prueba del BMW Serie 1 2019, he conducido el 120d xDrive de 190 CV, con un Steptronic de ocho relaciones que inserta rápido y preciso, por lo que existirá un modelo diésel de pretensiones deportivas y muy poco sediento. Uno de los responsables de su desarrollo nos ha dicho que tal vez no ganen en nuestras comparativas en el capítulo de espacio interior, pero en comportamiento dinámico, quieren estar delante del todo. Veamos.

Tracción delantera... ¡Que no subvira!

Prueba del BMW Serie 1 2019

Para tener una referencia comparativa real, me he puesto justo antes al volante del todavía actual 118i de 136 CV y propulsión trasera. BMW ha preparado un tramo de asfalto mojado. He entrado en la curva a 70 km/h, y su eje delantero ha deslizado fuertemente en un terco subviraje.

Luego he cambiado al nuevo Serie 1, otro 118i con también tres cilindros y 1,5 litros pero, gracias a una revisión de motor, con cuatro caballos más. Y sobre todo: ¡con tracción delantera! 

Y la misma curva, en la que me habrían gustado tres metros más de asfalto, la verdad. Porque ahora, incluso he entrado a 80 km/h, en vez de a 70. Y llega la sorpresa: el compacto se inserta en el giro son rastro de subviraje, gracias a su electrónica más avanzada, que estabiliza el coche y frena las ruedas.

Y en cuanto llego al vértice, piso a fondo y el pequeño compacto camuflado sale disparado como si nada. O todo lo disparado que puede salir un tres cilindros, claro. 

Hablemos de los motores, los que hemos tenido la oportunidad de catar en esta primera prueba del BMW Serie 1 2019: tengo que decir que este tres cilindros de 140 CV es más que correcto, para su tamaño. También me he subido al M135i xDrive con cuatro cilindros y 306 CV, tracción total y Steptronic de ocho relaciones con las mariposas del escape, que es más escandaloso que el seis cilindros. Un deportivo de raza, que se agarra al asfalto con uñas y dientes. 

Pero para mí, la mejor elección es, de largo, el 120d xDrive de 190 CV, también con ocho velocidades: el empuje es portentoso, los cambios de marcha rapidísimos y precisos, y al ser diésel, lo lógico es que los consumos no se disparen. 

Así es por dentro

Y ahora te voy a decir cómo es el interior del nuevo Serie 1, aunque no podemos ver casi nada porque está totalmente camuflado, ya que es un prototipo y el modelo ni siquiera ha sido presentado oficialmente. Con todo, se pueden intuir cosas bajo las telas, como que aquí en el salpicadero habrá una gran pantalla.

Prueba del BMW Serie 1 2019

Aquí en medio sí que veo un controlador iDrive, y una palanca del cambio automático con una forma nueva. Detrás está el botón de Start Stop, y tras el volante habrá instrumentación digital aunque, entre nosotros, si ya conoces el BMW Serie 3 y el Z4, conoces también cómo será el cockpit de este modelo, porque se asemejará bastante. Y eso, es una buena noticia, porque será muy elegante y refinado.

También debemos hablar, claro, del espacio interior. Mejora, lo que no es difícil porque el anterior no era el rey en esto. Pero es normal, con motores de hasta seis cilindros en posición longitudinal con árbol cardán, que restan mucho espacio. El nuevo tiene una ventaja enorme a este respecto. 

Y es normal que muchos, en su momentos, se preguntaran: ¿Por qué va a convertir BMW un coche de propulsión trasera en un delantera? Pues por eso: este coche tiene más espacio en la segunda fila que nunca antes. He regulado el asiento delantero según mi altura, 1,80 metros, y sigo con un buen espacio para las rodillas. Hablamos de tres centímetros más que antes, 20 litros más de maletero y, en general, cotas interiores que lo hacen más utilizable para el día a día.

Prueba del BMW Serie 1 2019

¿Y qué pasa con la hibridización? Pues el Serie 2 Active Tourer ya existe como plug-in hybrid, con motor eléctrico y de combustión, y la posibilidad de circular algunos tramos sin emisiones. Apostamos a que BMW ofrecerá en su Serie 1 de tracción delantera algo similar. 

Conclusión

El nuevo BMW Serie 1 llega en septiembre al mercado, y tengo que adelantar que es realmente divertido de conducir. Es un coche de tracción delantera muy ágil y dinámico, y en otoño se encontrará con la octava generación del Golf, y viendo lo que ha evolucionado este BMW en interior y comportamiento, no tengo duda de que será un duelo apasionante.

¿Cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas