Skip to main content

Noticia

Motor

Porsche 911 o Audi R8 2020, ¿cuál es más deportivo?

Audi R8 2020
Ambos alemanes, ambos radicales. Hablamos del Porsche 911 y del Audi R8 2020. Si tuviésemos que elegir sólo uno por su nivel de deportividad, ¿cuál sería el elegido?

Qué bonito sería tener que decidir entre el Porsche 911 y el Audi R8 2020, ¿verdad? Significaría principalmente dos cosas. Una, que nuestras cuentas estarían realmente saneadas. Y dos, que estaríamos a punto de disfrutar de uno de los dos deportivos más importantes del momento. Pero, en este sentido, ¿cuál de los dos es más deportivo? Entre ambos, ¿cuál es el que es capaz de ofrecer unas sensaciones más radicales? Vamos a verlo.

Porsche 911

Porsche 911
Con la presente, son ya ocho generaciones las que hemos visto nacer del Porsche 911.

La octava generación del Porsche 911 ha sido una de las grandes protagonistas de los últimos compases de 2019. Desde el momento de su presentación han sido muchos los artículos escritos sobre él. Y no es para menos, porque se trata de un mito que evoluciona sin parar evitando romper con su tradición. En este sentido, hoy vamos a referirnos a las versiones Carrera S y Carrera 4S, que de momento son las que más se acercan al Audi R8 en términos de potencia. Ambas cuentan con un motor de 3.0 litros con seis cilindros y dos turbocompresores con el que desarrollan la friolera de 450 CV, además de un par máximo de 530 Nm.

VÍDEO: Mira cómo funciona el ‘Modo Wet’ del Porsche 911 2019

La aceleración de estos Porsche 911 marca un 0 a 100 km/h en 3,6 segundos en el mejor de los casos, mientras que la velocidad punta llega a ser de 308 km/h. Existen sutiles diferencias entre la versión de propulsión y la de tracción total, pero en todo caso se quedan por debajo de lo que ofrece el R8, especialmente en lo que se refiere a la velocidad máxima.

No te pierdas: Prueba del Porsche 911 Carrera. El modelo de acceso es un 911 puro

El 911 de octava generación puede equipar elementos como la suspensión variable PASM, además de barras estabilizadoras de dureza variable. Con estos elementos se puede lograr el comportamiento más radical y deportivo del mito germano. Además, desde los primeros kilómetros se nota que Porsche ha vuelto a pensar sólo en el placer de la conducción, puesto que los reglajes de la dirección, la disposición de los frenos y demás puntos neurálgicos del coche han nacido para ofrecer el mayor rendimiento posible. Para ello están también los modos de conducción Sport y Sport+, que se suman al Normal, al Individual y al nuevo Wet, que nos permite extraer también el máximo del coche cuando el firme está mojado.

Audi R8 2020

Audi R8 2020
El Audi R8 2020 se vende tanto con tracción total como con propulsión, además de con carrocería coupé o descapotable.

El Audi R8 2020 se impulsa gracias a un motor de gasolina atmosférico V10 de 5.2 litros. Existen, no obstante, varias versiones. Dos de ellas son de tracción total, y ofrecen 570 y 620 CV respectivamente. Por su parte, la versión de propulsión se queda en 540 CV. En el mejor de los casos, la aceleración del deportivo alemán marca un 0 a 100 km/h en 3,1 segundos, mientras que su velocidad punta se dispara hasta 331 km/h.

VÍDEO: Así es el actual Audi R8

Después de su última actualización, el R8 de Audi ha mejorado su suspensión en busca de una mejor estabilidad, sin duda uno de los puntos fuertes del modelo y en lo que también influye el nuevo reglaje de la dirección. En este sentido, se puede incorporar opcionalmente una dirección dinámica que mejora la precisión.

El Audi R8 2020 también presenta una serie de mejoras en otros puntos clave como el ESP, el sistema de frenado -puede contar con discos cerámicos- o con una barra estabilizadora delantera que puede ser de plástico reforzado con fibra de carbono y aluminio.

¿Cuál es más deportivo?

Dado este pequeño repaso sobre lo que ofrecen el Porsche 911 y el Audi R8 2020, llega la hora de responder a la cuestión clave que hoy nos planteamos. Sobre el papel, el modelo de los cuatro aros ofrece un plus de rendimiento respecto a su rival de hoy, al menos hasta que Porsche ponga en liza el 911 Turbo de nueva generación. No obstante, las sensaciones al volante nos dicen lo contrario. Si hay una 'pega' en el R8, y entrecomillamos porque no es tal, es que es demasiado perfecto. Su comportamiento es incluso dócil a pesar de la potencia que maneja, sobre todo si están todas las ayudas a la conducción activadas. Por el contrario, el Porsche 911 mantiene su carácter de siempre, eso sí, adaptado a los tiempos que corren. Sacar el máximo rendimiento de un 'nueveonce' sigue siendo un reto mayúsculo que ningún otro vehículo puede igualar. Y eso, amigos, se traduce en diversión al volante. Elegir entre ambos coches si queremos deportividad a raudales se reduce por tanto a una cuestión. ¿Deciden las prestaciones sobre el papel o lo que se siente al volante? La respuesta dependerá de cada uno. Y ojo, que elijáis lo que elijáis será con la seguridad de no equivocaros. ¡Bendito problema!

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además