Noticia

Tecnología

Piloto de drones, ¿la profesión del futuro?

Piloto de drones, ¿la profesión del futuro?

Lara Zazo Guijarro

30/08/2015 - 11:05

Hasta hace sólo unos años eran juguetes o vehículos no tripulados utilizados en el ejército o por las fuerzas especiales, hoy hay más de 50 academias de pilotaje de drones repartidas por nuestro país. Casi un tercio de los alumnos matriculados en las escuelas para pilotar drones son parados que buscan una salida laboral o personas que quieren ampliar conocimientos y aprovechar el filón del auge de estos pequeños aparatos voladores. Pero conseguir ser piloto de drones también tiene un precio: desde 350 euros.

Hasta hace pocos años nadie parecía conocer la palabra dron, de hecho los drones estaban reservados para uso militar o eran juguetes con un coste elevadísimo que pocos podían permitirse. Pero hoy la situación es muy diferente y, de un tiempo a esta parte, el uso de estos vehículos voladores no pilotados se ha generalizado de tal forma que la demanda por conseguir una licencia para pilotar drones se ha disparado en España.

No te pierdas: El dron que reparte el pan...en España

La evolución del sector ha sido meteórica, si el pasado mes de noviembre en España había 29 operadores de drones (empresas registradas en AESA que cuentan con estos dispositivos y los usan de manera profesional contratando a pilotos con la titulación necesaria), en mayo de 2015 este número se había incrementado llegando a alcanzar los 260 inscritos en el registro oficial.

En España existen actualmente unas cincuenta escuelas que imparten clases para pilotar drones con unos precios que se mueven entre los 350 y los 1.550 euros. El temario para ser piloto de drones es amplio y está orientado a instruir a todos aquellos que desconocen por completo la normativa y la regulación aeronáutica en el ámbito teórico y práctico.

El futuro de los pilotos

El campo de acción para los pilotos de drones una vez superada la fase de formación es bastante amplio, desde la ingeniería civil hasta el sector audiovisual, son muchos los sectores que requieren de sus servicios. Probablemente el más conocido sea el audiovisual ya que cada vez son más las empresas de vídeos, productoras e incluso fotógrafos que utilizan drones para realizar cierto tipo de trabajos ya que pueden llegar a abaratar costes hasta en un 80%. En ingeniería civil el uso de drones permite acceder a zonas de complicado acceso sin correr ningún tipo de peligro. En el campo de las emergencias se utilizan cada vez más para realizar búsquedas de personas en el mar y se están comenzando a emplear en catástrofes naturales como incendios, inundaciones o análisis de radioactividad. Por supuesto no hay que olvidar su uso comercial para empresas, en algunas ciudades de Estados Unidos ya se utiliza el reparto con drones para agilizar las entregas de mercancías y pedidos. Desde muchos sectores ya se apunta a que los drones serán la próxima revolución. 

Lo que dice la normativa

Según la normativa vigente puede ser piloto de dron cualquier persona que tenga (o haya tenido en los últimos cinco años) una licencia de piloto, de planeador, de globo o de ultraligero. En caso de no tenerla se puede obtener una específica con un certificado básico o avanzado de una organización de formación, pero entonces sólo se podrá pilotar drones de menos de 25 kg. de peso. Hay que ser mayor de 18 años, presentar un certificado médico y demostrar que se tienen los conocimientos necesarios sobre la aeronave y el pilotaje del dron. Según las leyes actuales, los drones sólo pueden volar en espacios no urbanos y a más de 15 kilómetros de un aeropuerto o aeródromo, de día, con unas condiciones climatológicas favorables y a una distancia del piloto no superior a 500 metros. Un dron nunca volará a más de 120 metros de altura (400 pies) y si se quiere hacer alguna grabación o fotografía, siempre fuera de aglomeraciones y con la autorización de AESA.

Fuente: Expansión

Lecturas recomendadas

Lara Zazo Guijarro

Colaboradora

Colaboradora de Estilo de Vida y Tecnología en Autobild.es

Buscador de coches