Skip to main content

Noticia

Mitsuoka Rock Star: un Mazda MX-5 y un Corvette en uno

Mitsuoka Rock Star

¿Qué ocurre cuando fusionas un Mazda MX-5 y el diseño de un Corvette de segunda generación? Nace el Mitsuoka Rock Star, una alternativa para quienes quieren más.

El Mazda MX-5 es uno de los coches más icónicos de los 90, un vehículo que ya en su cuarta generación sigue ganando adeptos a su paso y enamora a fanáticos como un servidor. Sin embargo, existen alternativas como el Fiat 124 Spider para quienes buscan algo diferente al roadster japonés y no quieren renunciar a sus cualidades. Aunque, ¿existe algo más allá? Para quienes quieren más, el Mitsuoka Rock Star es la respuesta.

No te pierdas: Prueba Mazda MX-5 2019. ¡La conquista de Transilvania!

Probablemente el nombre no te suene de nada, pero el Rock Star es el resultado de unir un MX-5 con una carrocería inspirada por la segunda generación del Chevrolet Corvette. El mix puede resultar un tanto extraño, pero las fotos de la galería de imágenes hablan por sí solas. De hecho, sus líneas, aunque compactas como el roadster de Mazda, presentan cierta musculatura y presencia al estilo del deportivo americano. 

Así es el Mitsuoka Rock Star

Si comenzamos por el frontal del Mitsuoka Rock Star encontramos un parachoques cromado y faros circulares con una poderosa imagen que recuerda a la nariz de un tiburón, un diseño que bien inspiró una edición del Corvette, el Stingray. Encontramos también un capó ventilado, nuevos paneles laterales y una parte trasera de aspecto retro con faros también circulares. Los únicos componentes de Mazda son las puertas y las carcasas de los espejos retrovisores.

En el interior ocurre todo lo contrario, ya que su habitáculo es el del MX-5 de cuarta generación. Sin embargo, Mitsuoka ofrece una serie de opciones de personalización que incluyen paneles de las puertas en diferentes tapicerías, asientos de cuero especiales y un paquete de cuero adicional que recubre otras superficies. 

Y bajo el capó se seguirá manteniendo la esencia más pura del Mazda MX-5 con el motor atmosférico 1.5 SKYACTIV-G de 130 CV y 152 Nm de par. Se puede asociar a un cambio manual de seis velocidades o a una transmisión automática opcional de idénticas relaciones. A modo de comparativa, el Corvette de segunda fase portaba un bloque V8 de 5.3 litros con 253 y 365 CV de potencia. También se ofrecieron versiones más potentes del Corvette C2, como el bloque V8 de 7.0 litros con 441 CV. 

Los precios del Mitsuoka Rock Star arrancan en los 4.688.200 millones de yenes en Japón (36.202 euros al cambio), y superan los 5.183.600 millones de yenes (40.028 euros) cuando se le suman todos los extras opcionales disponibles.

Lecturas recomendadas