Skip to main content

Noticia

Un McLaren Senna accidentado al poco de salir del concesionario

Accidente McLaren Senna

Un McLaren Senna ha resultado accidentado al poco de salir del concesionario en Múnich (Alemania). Por suerte, no hay que lamentar daños personales.

Un hiperdeportivo de la talla del McLaren Senna está al alcance de unos pocos ya que su producción está limitada a tan solo 500 ejemplares. Además, su descomunal rendimiento invita a experimentar sus prestaciones, como cualquiera hacemos con un coche nuevo. En este caso, se debe tener especial atención para no acabar como el protagonista de esta historia, quien accidentó un McLaren Senna al poco de salir del concesionario en Múnich (Alemania).

No te pierdas: ¿Hay tanta diferencia entre un McLaren Senna y un 720S?

Según los informes, el accidente tuvo lugar pocas horas después de que el comprador recibiera su nuevo coche. La foto del accidente muestra marcas de neumáticos en la carretera, lo que invita a pensar que el conductor perdió el control del superdeportivo, subió el bordillo y acabó chocando de frente contra el muro. Dada la posición de la foto, es bastante difícil determinar la cantidad de los daños, pero debió ser un golpe lo suficientemente fuerte como para que saltaran los airbags.

Vídeo: el McLaren Senna como nunca lo habías visto:

El primer McLaren Senna accidentado

Aún así, se aprecia que el McLaren muestra algunos daños en el frontal, aunque no parecen demasiado severos desde este lado de la foto. Habría que sumar además los daños que el bordillo hayan podido ocasionar en los bajos del Senna. Según los últimos datos que se han dado a conocer, el coche tenía unos 50 kilómetros desde que fuera adquirido y las autoridades apuntan a un exceso de velocidad como principal causante de la pérdida de control. 

McLaren ha limitado la producción del Senna a tan solo 500 ejemplares que está vendido por 1 millón de euros cada una. Está equipado con un poderoso motor V8 biturbo de 4.0 litros que entrega 800 CV de potencia y 800 Nm de par motor, con lo que, gracias a sus 1.198 kilogramos de peso, lo convierte en uno de los vehículos más rápidos y prestacionales del planeta. Entre las especificaciones del modelo se encuentran los enormes discos de freno carbocerámicos que requieren siete meses de producción y la compañía británica adapta el asiento del conductor a las medidas del propietario.

Foto: Joshsnowhorn (Instagram)

Lecturas recomendadas