Skip to main content

Noticia

F1

Max Verstappen la lía en las 24H de Le Mans virtuales

Max Verstappen
Motorsport Images

El piloto neerlandés estalló después de varias interrupciones en la carrera debido a problemas de seguridad.

Desde que corre en la Fórmula 1, Max Verstappen nos ha dejado bien claro que no tiene pelos en la lengua. Si algo no le gusta, lo dice alto y claro, y más si afecta a sus resultados en una carrera. Este fin de semana, se disponía a competir por la victoria en las 24 Horas de Le Mans virtuales, pero la tecnología le jugó una mala pasada y se enfadó.

Max, que confía en los eSports como modo de preparación para sus carreras en la F1, se toma muy en serio lo que sucede en ellas. Y la mejor prueba de ello es lo que ocurrió durante las 24 Horas de Le Mans virtuales, a las que el piloto neerlandés llegaba con ganas y bien preparado junto a su equipo, el Team Redline, sobre todo después del accidente que sufrió el año pasado mientras lideraba.

Presentaciones y test F1 2023: Las fechas que debes saber

Lo que enfadó a Max en esta edición, en la que también llegó a liderar, fue que la carrera sufrió varias interrupciones debido a problemas técnicos que provocaron que la organización ondeara la bandera roja, parando las 24 Horas de Le Mans virtuales en varias ocasiones. Debido a estos contratiempos, el coche de Max incluso se quedó parado y encerrado en el box a siete horas del final de la prueba.

Verstappen, que no se conformaba con otro resultado que no fuese la victoria, estalló a través de las redes sociales: "Lo llaman mala suerte, pero es simplemente incompetencia. Ni siquiera pueden controlar su propio juego. Esta ha sido la última vez, ¿qué sentido tiene?".

"Te preparas durante cinco meses para intentar ganar este campeonato, lideras e intentas ganar la carrera para la que te has preparado durante dos meses y lo gestionan así. Es una broma, sinceramente. Ni siquiera puedes decir que sea un evento. Es un espectáculo de payasos", dijo el bicampeón del mundo de Fórmula 1, según recogen medios como Eurogamer.

Después de la carrera, Gérard Neveau, Productor Ejecutivo de las 24 Horas de Le Mans virtuales, explicó que "durante las primeras siete horas de la carrera tuvimos algunos problemas serios con los servidores. Tras una investigación inicial, parece que algunos competidores compartieron accidentalmente con el público las direcciones IP que los conectan al servidor, lo que no debería suceder".

"Esto nos debilitó y fuimos objeto de algunos problemas de seguridad que provocaron la desconexión global de todos los competidores. Nunca debería suceder si las direcciones IP están bien protegidas", añadió.

Al final, la victoria fue para el otro coche del Team Redline, que pilotaron Felipe Drugovich (piloto de desarrollo de Aston Martin F1), Felix Rosenqvist (piloto de Indycar), Luke Bennett (eSports) y Christ Lulham, expiloto de F4 y piloto de eSports.

El español Daniel Juncadella, encuadrado en el equipo AMG Team Petronas Esports, finalizó en la quinta posición. Hubo numerosos equipos oficiales en la competición, como AMG, Williams, Alpine, Porsche, Peugeot, Ford, Ferrari o BMW.

Y además