Skip to main content

Noticia

Competición

Marc Márquez celebra el Mundial de MotoGP 2017 en Cervera

Marc Márquez Celebra título en Cervera. Fotos: Twitter.

No se cansa de ganar. Eso mismo ha dicho el propio Marc Márquez en la celebración del Mundial de MotoGP 2017 en la localidad catalana de Cervera, donde también ha repasado los hitos más importantes de esta gloriosa temporada.

Marc Márquez ha celebrado con los suyos el Mundial de MotoGP 2017 en Cervera, donde ha recibido el ya tradicional homenaje del municipio. 

Tras conseguir el que en total es su sexto título mundial -cuarto en MotoGP-, Márquez ha asegurdo que, por ahora, su ambición por seguir ganando campeonatos está intacta.

"De momento, está claro que de ganar uno no se cansa nunca y los momentos de felicidad son siempre bienvenidos, pero ahora vamos a disfrutar de este momento", ha manifestado.

Tras asistir a una recepción en el ayuntamiento de su ciudad, Márquez ofreció por la tarde una rueda de prensa en el paraninfo de la Universidad de Cervera, donde se instaló un espectacular escenario rojo presidido por un cartel con la leyenda 'Big6'.

"Como digo cada año, Cervera me arropa y por esto prometo volver al año siguiente con un título. Una vez lo consigo, todo está en manos de mi Fan Club. Me sorprendieron con la celebración en Valencia y lo disfruté mucho; quizás porque el título se hizo esperar hasta la última carrera", ha dicho.

"El Fan Club y sus voluntarios no tienen horarios y es impagable todo lo que hacen por mí. Me siento un privilegiado y espero disfrutar esta tarde noche que se me hace siempre muy corta, porque aunque esto parezca normal, no lo es. Yo corro para la gente que me ve y agradezco su apoyo", destacaba el campeón.

Sobre su futuro, era más parco en palabras: "No sé qué pasará la temporada que viene. Ahora descansaré, me sentaré en casa, analizaré la temporada, miraré los errores que he cometido para no volver a cometerlos y volver a luchar un año más por el título".

Todos los rumores y fichajes de MotoGP para 2019.

Sobre la posibilidad de lograr un séptimo título mundial, señala que "ahora toca disfrutar de este momento", aunque reconoce que "la presión de afrontar 2018 como vigente campeón es siempre algo a tener en cuenta".

En una temporada en la que ha ido de menos a más, Marc Márquez tuvo que sobreponerse a las dificultades para pilotar y evolucionar la Honda. "La diferencia de la moto de este año con la del anterior fue bastante grande. Honda apostó fuerte y creyó en lo que mi equipo y yo sentíamos para cambiar el concepto de motor y no teníamos nada de experiencia y, hasta que no experimentas, no puedes mejorarlo. Las primeras carreras me tocó sufrir. Después pudimos hacer un cambio y solucionar problemas antes de salir a pista", explicaba Márquez con motivo de la celebración del Mundial de MotoGP 2018 en Cervera.

Marc Márquez Celebra título en Cervera. Fotos: Twitter.

De 2017 se queda con "la importante victoria en Alemania antes de vacaciones y la de Brno [República Checa] después de vacaciones". Ésta última "fue el punto de inflexión de la temporada", afirma. "El peor momento fue en Argentina [se cayó cuando iba líder], por un error mío por exceso de querer ganar. Fue algo que hice en el pasado y volví a hacerlo. Espero que no suceda más", resalta.

Márquez reconoce que la parte de la temporada en la que no le salieron bien las cosas "fue muy estresante por no decir agónica" y que eso le provocaba "malestar general". "Después hubo una rivalidad muy sana, pero sin piedad, con Andrea Dovizioso, pero siempre mantuvimos las formas dentro y fuera de la pista. Desde Brno hasta Valencia los dos nos repartimos las victorias", añadía.

El momento que quedará asociado a su título de 2017 es, según Márquez, complicado de definir. "Quizá sea ese en el que, cuando no me salían las cosas, las personas de confianza [su representante, Emilio Alzamora, y su jefe de ingenieros, Santi Hernández] me dijeron que yo soy Marc, el que ha ganado cinco títulos y que saldría de ésta para ganar el sexto", concluía orgulloso.

Fuente: Agencia EFE.
 

Lecturas recomendadas