Noticia

Los trucos que NO funcionan en un control de alcoholemia

Los trucos que NO funcionan en un control de alcoholemia

Noelia López

02/06/2016 - 10:38

El título de la noticia dice que estos son los trucos que NO funcionan en un control de alcoholemia, pero no hay una lista de los que sí. Tirando de hemeroteca y echando un vistazo por Internet hemos recopilado algunas de las leyendas urbanas con más seguidores, pero ya te adelanto que ninguna de ellas (ni siquiera la de chupar monedas de cinco céntimos) te librará de la multa si has bebido antes de ponerte al volante.

Tres de cada 10 conductores creen que existen trucos que funcionan para engañar en un control de alcoholemia. Lo sentimos por ellos porque están muy equivocados, no hay triquiñuela que altere el resultado cuando te piden que soples en el alcoholímetro. Lo único que funciona para salir indemne es no probar una gota de alcohol.

Aún así, curiosos como somos en Autobild.es, hemos tirado de hemeroteca y hemos indagado por Internet para encontrar los trucos más sorprendentes que la gente inventa y defiende como infalibles para superar un control de alcoholemia. Desde beber o chupar granos de café, esperar dos horas para coger el coche, tomar chicles y caramelos, beber agua, hasta hacer ejercicio... pasando por otros más surrealistas como beber aceite, tomar pasta de dientes, comer césped, vomitar, soplar despacio por el alcoholímetro e incluso chupar baterías de litio o monedas de cobre.

A continuación repasamos algunos trucos que NO funcionan en un control de alcoholemia:

- Soplar sin coger aire. Para que el alcoholímetro funcione es imprescindible que entre por la boquilla la cantidad de aire adecuada. Simular que lo intentas una y otra vez y que no eres capaz de soplar con fuerza suficiente no te librará de la prueba. Lo único que puedes conseguir es terminar en el hospital a la espera de un test en sangre y, lo que es peor, acusado de negarte a hacer las pruebas (esto está tipificado como delito con multa y pena de cárcel).

- Esperar dos horas antes de conducir. Ese plazo no es suficiente. Puede que pasadas dos horas desde la última copa no notes sus efectos pero se necesitan una media de 10 horas para que el cuerpo quede limpio. 

Así se vive un control de drogas desde dentro

- Chupar granos de café. Lo de chupar granos de café como si fueran caramelos es uno de los trucos más nombrados por quienes se creen que los alcoholímetros son tontos. Pero no, no lo son y esta técnica no baja por arte de magia los litros de alcohol en aire. Eso sí, te mantendrá espabilado para aguantar el rato que la Policía te tendrá esperando en el control.

Beber mucho agua. Es cierto que el alcohol se elimina, en parte, por la orina y que si bebes mucho agua, tendrás más ganas de orinar. Pero por mucho agua que bebas no será suficiente para no dar positivo en alcohol si te hacen la prueba.

- Hacer ejercicio. ¿Te imaginas a un conductor haciendo flexiones mientras el guardia civil espera con el alcoholímetro en la mano? La escena es exagerada pero hay quien entre prueba y prueba lo ha intentado. 

Este truco, como el de beber mucho agua tiene una pequeñísima base científica. Es cierto que al sudar se elimina alcohol, pero sólo el 1% de lo ingerido, así que calcula cuántas flexiones y sentadillas necesitas para eliminar las copas de la noche.

- Comer chicle. Como lo de chupar granos de café esto no vale para nada, pero al menos te quita el mal aliento.

- Vomitar. Así se elimina el alcohol del estómago, con lo que no se incrementa el nivel de alcohol en sangre, pero de igual manera, no se disminuye el que hay en aire expirado.

Los trucos más frikis

- Chupar baterías de litio o monedas de cobre. ¡Qué sí, qué hay gente que lo hace! Y no sólo no sirve de nada, es que puede dañar seriamente la salud.

- Beber aceite antes de salir de casa. La leyenda urbana dice que el aceite crea una capa protectora alrededor del estómago que evita que el alcohol pase al organismo. Pero lo cierto es que no cubre todo el estómago y el alcohol se cuela por ahí.

- Masticar césped. Este se le debió ocurrir a algún amigo gracioso que había bebido más de la cuenta, pero salvo el dolor de estómago que puede acarrear no tiene más consecuencias.

Todo sobre los límites de alcoholemia en España

- Tomar una cucharada de aceite de oliva antes de salir de casa. Cuenta la leyenda que el aceite forma una capa protectora larededor del estómago. Puede que sea así y que las copas te hagan menos daño, pero no reducirán tu nivel del alcohol en sagre que es lo que cuenta en un control.

- Beber desengrasante. Cuando nos enteramos de que un conductor había ingerido desengrasante para evitar dar positivo en un control de alcoholemia le bautizamos como 'el tonto del día'. Nos reiteramos. 

- Inventar un falso accidente. Esto se vivió hace unos días en Madrid. Al percatarse de que se acercaba a un control de alcoholemia, una mujer alertó la guardia civil de que había visto un accidente y se dió a la fuga. Si la pillan, tendrá multa.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches