Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Este Lancia Fulvia de 1962 llevaba 47 años aparcado en el mismo lugar

lancia fulvia 1962

Google Maps

Este Lancia Fulvia de 1962 llevaba 47 años aparcado en el mismo lugar. Ahora, el coche ha sido retirado y se someterá a una completa restauración.

Un coche estacionado en una ciudad italiana se había convertido en un hito tras permanecer fijo en la misma plaza de aparcamiento de una calle desde 1974. Este Lancia Fulvia de 1962 llevaba 47 años aparcado en el mismo lugar y, tras casi medio siglo, el coche ha sido retirado por las autoridades de la ciudad de Conegliano.

Este Lancia clásico pertenece a Angelo Fregolent, el dueño de un quiosco de prensa que regentó durante 40 años. Fregolent aparcaba el vehículo en la puerta de su negocio cada día y bajaba los periódicos que transportaba en el maletero del coche. Una vez se jubiló, decidió aparcar el Fulvia en el lugar en el que siempre había estado y, simplemente, no lo volvió a mover.

Este Lancia Fulvia de 1962 llevaba 47 años aparcado en el mismo lugar

lancia fulvia 1962

Google Maps

Con el paso de los años, el Lancia Fulvia de 1962 se hizo tremendamente popular, apareciendo incluso en Google Maps y ocupando un lugar especial en el corazón de los vecinos de este pueblo italiano. Sin embargo, los tiempos cambian, el progreso se abre paso en nuestras vidas y algunas cosas simplemente desaparecen.

Este es el caso del Lancia. Las autoridades de la ciudad decidieron que se eliminarían todos los aparcamientos de esa calle y que se convertiría en peatonal. El vehículo se quedaría si espacio donde permanecer aparcado, por lo que decidieron retirarlo.

Por suerte, la historia no termina aquí. En lugar de acabar en un desguace, el Fulvia se expuso en el salón Auto e Moto d’Epoca en la cercana ciudad de Padua el pasado 20 de octubre antes de anunciar que sería restaurado por completo, según informan desde The Drive.

Una vez restaurado, el coche encontrará un nuevo hogar en los jardines de la Escuela Enológica Cerletti, un centro educativo ubicado junto a la casa de Angelo Fregolent, lo que permitirá a la familia seguir viendo el coche desde la ventana de casa. Una historia con final feliz para un icono de las calles de esta ciudad italiana.

Y además