Logo Autobild.es

Así es el espectacular Lamborghini LM002 del Sultán de Brunei, un 4x4 que no podrías conducir con tu carnet en España

Lamborghini LM002 del Sultán de Brunei

Es un ejemplar único en el mundo.

Cuando se empezó a barajar el lanzamiento del Lamborghini Urus, muchos aficionados pusieron el grito en el cielo, señalando que era poco menos que una herejía que una marca de superdeportivos fabricase un SUV. Ese punto de vista ha envejecido mal por varios motivos.

El primero de ellos son las cifras: el Urus se ha vendido como churros, llevando a la marca italiana hasta unos números que nunca había alcanzado nunca, batiendo sus propios récords año tras año. En resumidas cuentas, ha sido un éxito y, además, fue el primer modelo que abrió la veda de los súper SUV, tenencia a la que varias marcas se han sumado (como la propia Ferrari).

 

El segundo motivo porque el que tomarse así la llegada del todocamino es que no es la primera vez que Lamborghini se salía del terreno de los deportivos. En su historia hay grabado a fuego el nombre del que fuera su primer (y hasta el momento único) todoterreno: el Lamborghini LM002.

La propia marca señala que fue “fruto del proyecto del Lamborghini LM001 y del precedente Cheetah”, presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra en 1982, pero cuya producción no comenzó hasta 1986.

Podría señalársele como el Hummer italiano y se haría justicia a su concepción, de origen militar, pero siendo un vehículo civil que efectos prácticos parecía una auténtica tanqueta, aunque su corazón era nada menos que el del que fuera ‘poster car’ de la época, el Lamborghini Countach.

Bajo su enorme capó se esconde un bloque V12 con una puesta a punto específica para el LM002, para desarrollar 455 CV de potencia y 500 Nm de par máximo.

El bloque se asocia a una caja de cambios manual ZF de cinco velocidades que cuenta con reductora y con un sistema de tracción integral que no es permanente, si no que se puede activar o desactivar, de la misma manera que se puede bloquear el diferencial.

Gracias a esta peculiar combinación destaca tanto a la hora de salir de la carretera, pudiendo superar cuestas del 120 %, como dentro de ella, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos, así como de alcanzar 210 km/h de velocidad máxima. 

Como salta a la vista es una auténtica mole: mide 4.900 mm de largo, 2.000 mm de ancho y 1.850 mm de alto, registrando además una distancia entre ejes de 3.000 mm, así como una altura libre al suelo de 295 mm.

Con este tamaño, aunque la marca italiana intentó aligerar dentro de lo posible, optando por ejemplo por una carrocería compuesta de aluminio y fibra de vidrio, el peso “se fue de las manos” y el LM002 registra un peso de más de 2,5 toneladas.

Ahora bien, con ese peso entra dentro de los requisitos que hay que cumplir en España para conducir un coche con el carné de conducir (permiso B), que es básicamente que la masa máxima autorizada (MMA) del modelo no sea superior a 3,5 toneladas. Entonces, ¿a qué viene ese titular?

A que el Lamborghini LM002 del Sultán de Brunei es un tanto especial.

El Lamborghini LM002 del Sultán de Brunei

El Sultán de Brunei es conocido por su enorme colección de vehículos, pues se trata de la colección privada más grande del mundo, superando los 7.000 ejemplares, que se dice pronto.

Además, no es que se quede contento con tener muchos, es que además gran parte de ellos son modelos o bien muy exclusivos, o bien directamente automóviles únicos. El caso de su LM002 es uno de los últimos.

Por si el Lamborghini no fuera suficientemente especial (solo se fabricaron poco más de 300 ejemplares en todo el mundo), el sultán pidió que el suyo fuera una versión familiar. La marca italiana le dio el ‘ok’ a la idea, pero no llevó a cabo el proyecto, si no que de ello se encargó Salvatore Diomante, quien hubiera sido director de la fábrica de Bizzarrini.

Lo que hizo fue alargar la carrocería, que es más larga a partir del eje trasero, lo que en conjunto resulta en una suerte de ranchera bestial, puesto que de paso también se aumentó ligeramente la altura del techo.

La transformación implicó que se añadieran más kilos a la ecuación, concretamente 499 kg, lo que hizo que el ejemplar resultante pesara nada menos que 2.994 kg, rozando las tres toneladas. 

Con este punto de partida, la MMA del modelo, que supone sumar la tara en vacío del vehículo y la carga neta que puede llevar a cargar, hace que supere las 3,5 toneladas, por lo que el Lamborghini LM002 del Sultán de Brunei es un modelo que no se puede conducir en España con el carné B convencional.

Además, cambiarle las ruedas cuesta nada menos que 50.000 euros, así que la dificultad es añadida. Pero eso es otra historia.

Etiquetas: Todoterrenos

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.