Skip to main content

Noticia

F1

Jules Bianchi, el joven prometedor de Ferrari

Jules Bianchi, el joven prometedor de Ferrari

Jules Bianchi era el joven prometedor de Ferrari. Cedido a Marussia, el joven de 25 años podría haber optado a sustituir a Räikkönen a finales de esta temporada. Siempre fue un piloto 'top', y en F1 se ganó al paddock en su primer año.

Jules Bianchi llegó a ser el joven
prometedor de Ferrari
. El francés era miembro de la
Ferrari Drivers Academy y pudo vestir de rojo en un futuro cercano.
Probó el coche de Maranello en varias ocasiones y
dentro de la casa de Ferrari entabló una buena amistad con
Fernando Alonso.

Jules Bianchi comenzó a competir, como la
mayoría de pilotos, en el karting. Llevaba la
velocidad en la sangre, ya que su tío abuelo Lucien y su abuelo
Mauro también fueron pilotos. El primero de ellos llegó a ser tres
veces campeón del mundo de GT y el segundo ganó las 24
Horas de Le Mans de 1968
y compitió en 19 Grandes Premios
de Fórmula 1 entre 1959 y 1968, llegando a subir al podio en
Mónaco 1968 con un Cooper T86B. Jules
continuó su carrera deportiva en la Fórmula Renault 2.0 francesa
(2007), donde completó su primer año en monoplazas y logró la
victoria en el campeonato.

En 2007 firmó con el equipo más fuerte de la
Fórmula 3 EuroSeries, ART Grand Prix, para
competir en 2008 en una de las categorías donde se habían formado
muchos de los talentos antes de llegar a la Fórmula
1
. Pasó dos temporadas en la categoría: la primera fue de
aprendizaje, aunque despuntó haciéndose con la victoria en el
Master de Zolder y acabó tercero en el campeonato. 2009 fue su año
y, compartiendo parrilla con Valtteri Bottas o Esteban Gutiérrez,
logró hacerse con el título tras lograr nueve victorias. El francés
se convertía en una promesa de futuro.

Después de la F3 dio el salto a la
GP2, también con el equipo ART Grand Prix. Jules
se había ganado el respeto de Nicolas Todt, uno de
los dueños de la escudería, que se convirtió en su mánager. Su
historia en la llamada antesala en la F1 no fue todo lo exitosa que
se esperaba y el francés fue uno de los pilotos 'top', pero no
llegó a pelear de "tú a tú" por el título ni en 2010 ni en 2011.
Fue tercero en ambas temporadas y decidió dar el
salto a la Fórmula Renault 3.5 (World Series), con
el único objetivo de luchar por el título. Por aquel entonces,
Bianchi ya era piloto "rosso". Ferrari le había
fichado para su academia, había rodado con los monoplazas del
equipo en diferentes test... y su futuro pintaba bien. Su plan para
2012 fue, a la vez que competía en las World
Series
, ganar experiencia los viernes de F1 a bordo de uno
de los coches de Force India.

En las World Series luchó
hasta la última carrera por el título, pero se le escapó en favor
de Robin Frijns. De cara a 2013 peleó también
hasta el último segundo por ser piloto titular de Force
India
, pero Adrian Sutil y su dinero se lo impidieron. Se
había quedado sin asiento, tan solo con opciones de continuar en la
F1 como tercer piloto de Ferrari... hasta que
Marussia se convirtió en posibilidad debido a que
el piloto que acababa de firmar su contrato, Luiz Razia, no hizo
los pagos acordados.

Los puntos de Mónaco

Desde el primer día en F1 Jules
Bianchi
mostró su enorme talento a pesar de estar subido a
uno de los peores coches de la parrilla. Superó a su compañero
Max Chilton regularmente y en su primer año se fue
acercando a los puntos, superando también a los Caterham. Tan solo
tuvo tres abandonos en su primera temporada y demostró a
Ferrari que había sido una buena elección. De cara
a 2014, Jules pudo ir a Sauber (también ligado a
Ferrari por sus motores) pero el equipo suizo no pasaba por un
buen momento, ni deportivo ni económico, por lo que
Ferrari decidió mantenerle un año más en Marussia.
Este año el francés logró lo que ningún equipo de los que entró en
2010 (HRT y Caterham, junto a Marussia) pudo lograr: puntuar.
Después de los abandonos en Australia y Malasia y de las carreras
de Bahréin, China y España, llegó Mónaco, su
carrera de casa debido al vínculo que tiene con el Principado. Tras
una carrera loca, logró cruzar la línea de meta en octava posición,
aunque por una penalización de 5 segundos que arrastraba, cayó a la
novena, dando dos valiosos puntos a su equipo, con los que
consiguió superar en la clasificación general del campeonato a
Sauber. En cierto modo, gracias a esos dos puntos,
el equipo sobrevive, ya que han recibido varios millones de euros
con los que han salido adelante.
Lo que sucedió unas cuantas carreras después
, en Japón, ya lo
sabemos...

Bianchi era el joven prometedor de
Ferrari. Se le vinculó varias veces con uno de los
asientos del equipo de Maranello y, sin duda, habría estado en las
quinielas para reemplazar a Räikkönen el año
próximo, pero el destino no lo quiso. Hoy, la
F1 llora su pérdida
.

Lecturas recomendadas