Skip to main content

Noticia

Coches 4x4

Jeep Cherokee, ¿por qué cada vez es más SUV y menos todoterreno?

Jeep Cherokee
El Jeep Cherokee es un clásico de entre los todoterrenos, ¿o deberíamos decir ya de entre los SUV? Su evolución ha ido suavizando su carácter, y es que no podemos dejar de reconocer que los deseos del cliente, el que paga, son los que mandan...

Jeep ha sido desde sus inicios una marca muy vinculada al mundo todoterreno. Sin embargo, este tipo de vehículos ha ido perdiendo protagonismo para dejar paso a los SUV. De hecho, hay algunos modelos muy longevos en el tiempo que han cambiado poco a poco su carácter para pasar de ser los primeros a los segundos. Entre ellos, por ejemplo, el Jeep Cherokee. Si comparamos la primera generación que existió con la que se vende hoy en día vemos que la diferencia es más que notable.

La primera generación del Cherokee nació justo antes de empezar el último cuarto del siglo pasado, en 1974. Por aquel entonces era considerado un automóvil perteneciente al segmento E por su tamaño, y estaba a la venta tanto en versión de tres puestas como de cinco. Su chasis de largueros era ideal para desenvolverse por carreteras no asfaltadas, si bien tampoco desmerecía sobre terrenos más convencionales.

Jeep Cherokee
La evolución estética del primer Jeep Cherokee al actual es más que evidente

Diez años después de la llegada del Jeep Cherokee original apareció en escena la segunda generación, que ha sido la más longeva de todas, puesto que su vida se alargó hasta justo entrado el siglo XXI, en 2001. Su código de fabricación era XJ, y contaba con una carrocería monocasco. No obstante, su principal característica diferencial fue un tamaño algo menor, con lo que pasó a formar parte del segmento D.

Otro paso en la evolución estética del Cherokee vino de la mano de la tercera generación del modelo, que se puso a la venta en 2002. Además, no en todo el mundo fue conocida con ese nombre, puesto que en países como Estados Unidos, Canadá o México quedó bautizado como Jeep Liberty. Quizás sin saberlo, su imagen empezó a dirigir la transformación hacia el SUV que es hoy, con unas líneas más elegantes y sobrias que sus dos predecesores.

Pasados cinco años más, en 2007, el Jeep Cherokee de cuarta generación, de código interno KK, dio la cara durante el Salón de Nueva York. De nuevo se dio un paso hacia un modelo de aceptación más global. Los SUV iban siendo ya una realidad y Jeep fue virando hacia ellos con el Cherokee. Además, este modelo utilizaba la misma plataforma que otro del grupo, el Dodge Nitro.

Jeep Cherokee
Así fue el Jeep Cherokee de tercera generación.

De nuevo en el Salón de Nueva York, aunque esta vez en el de 2013, se presentó la quinta y actual generación del Jeep Cherokee. Sí, puede que sea una nueva evolución en cuanto a estética respecto a la cuarta, pero si uno compara este coche con el original de 1974 observa sin mucho esfuerzo que son dos conceptos totalmente diferentes. Se trata además del primer vehículo que la marca americana ha construido a partir de la plataforma Compact Global Modular Arquitecture, desarrollada de la mano de Chrysler y Fiat.

¿Por qué Jeep ha “traicionado” la esencia original del Cherokee? Por la misma razón que hoy en día existen un Porsche Cayenne o un Lamborghini Urus. El romanticismo es algo que a todos los aficionados al mundo del motor nos marca, pero los fabricantes de coches, nos guste o no, viven de las ventas, y hoy en día gran parte de ellas dependen de los SUV. Podríamos debatir horas y horas acerca de lo idóneos o no que son este tipo de vehículos, pero eso es otra historia. Al final esto, como muchas cosas en la vida, es cuestión de que cuadren los números.

Más:

SUV

Y además