Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

Los investigadores juegan con las señales de tráfico para confundir a los coches autónomos

Vídeo: el coche autónomo de Uber se salta seis semáforos

Con solo pegarle unos papeles, los hackers pueden engañar al sistema.

Los investigadores de la Universidad de Washington (EEUU) sostienen que los actuales sistemas de conducción autónoma son fácilmente engañables. Y han demostrado cómo.

Según el investigador en seguridad informática de esta institución Yoshi Kohmo, las cámaras que usan la mayoría de los vehículos semi autónomos pueden llegar a confundir las señales de stop con otras que limitan la velocidad. Y no, confundir señales de tráfico no es admisible de cara a la seguridad vial.

Las señales de tráfico más frecuentes cuyo significado has olvidado

Kohno descubrió que la mayor parte de los sistemas de visión que se usan a día de hoy se fían de un detector de objetos y un sistema de clasificación, el cual interpreta lo que el detector ve, determina qué es ese objeto y es capaz de leer lo que las señales de tráfico dicen. Pues bien, en su estudio, Kohmo sostiene que si un hacker consigue llegar a tener acceso a esta clasificación, se puede usar un algoritmo y una foto de una señal de tráfico para generar una nueva imagen, que puede pegarse a la señal para engañar al coche.

VÍDEO: 6 de cada 10 españoles compraría un coche autónomo

En colaboración con otros colegas de su universidad, de la Universidad Stony Brook y de la Universidad de California, Kohmo fue capaz de de hacer que un sistema de conducción interpretase una señal de stop como una que limitaba la velocidad a 45 millas por hora, y solo pegando unos trozos de papel a la señal.

Los seis niveles de autonomía que puede alcanzar un coche

Después, y con un cartel tipo graffiti en el que se leía 'Love' y 'Hate' sobre la señal de stop, el sistema de visión confundió en un 73,3% de las veces este indicativo con uno que limitaba la velocidad a 45 millas por hora. (Puedes ver todas las señales trucadas aquí).

Así, y según un investigador senior de la start up de coches autónomos Vyoage, los fabricantes necesitarán desarrollar sistemas que puedan evitar esto.

Fuente: Car And Driver.
 

Lecturas recomendadas