Skip to main content

Noticia

Los ingenieros de Ford se duermen probando coches autónomos

Los ingenieros de Ford se duermen probando coches autónomos

La firma del óvalo azul tiene un problema: sus ingenieros se están quedando dormidos mientras desarrollan los coches autónomos. Dos personas viajan a bordo de estos vehículos para supervisar su funcionamiento y actuar en caso de emergencia, si bien, el aumento en la confianza en el sistema estaría provocando que se relajaran hasta el punto de llegar a dormirse. La solución pasa por eliminar de la ecuación el factor humano.

Te interesa: Ford trabaja con una tecnología capaz de detectar baches

Ford se ha topado con un serio problema inesperado mientras continúa con el desarrollo de sus nuevos vehículos autónomos. Y es que según cuenta BloombergTechnology, los ingenieros de Ford se estarían quedando dormidos probando los coches autónomos. Y todo como consecuencia del aumento en la confianza de los desarrolladores en el sistema, que estaría provocando que estos se relajaran hasta el punto de llegar a dormirse mientras el vehículo continúa circulando.

Esto supone un importante peligro tanto para los trabajadores como para el resto de usuarios de la vía, ya que durante las pruebas de conducción autónoma una persona supervisa el funcionamiento del sistema, pudiendo llegar a actuar en caso de emergencia. Es más, hasta ahora solo viajaba a bordo un ingeniero, pero tras comprobar que ni instalando sistemas de alarma (con sonidos, vibraciones e incluso luces) conseguían evitar que se durmieran, optaron por ordenar que fueran dos personas las encargadas de realizar la tarea. Y ni por esas han logrado evitar el problema.

Project Nightonomy: el Ford Mondeo autónomo que 've' de noche

Así que la solución para Ford pasa por eliminar el factor humano de la ecuación y saltar directamente al siguiente nivel de desarrollo. Los Ford Mondeo Hybrid que están siendo usados para crear y probar esta tecnología están catalogados en Estados Unidos como coches autónomos de nivel 3, es decir, son vehículos que pueden conducir por sí solos pero que, en determinadas situaciones, requieren de la intervención de una persona con un margen de tan solo 10 segundos para actuar.

Al pasar a ser vehículos autónomos de nivel 4 (o nivel 5), los coches son 100% autónomos y pueden enfrentarse a cualquier situación que pueda darse en la carretera, al menos en teoría. De esta forma, el factor humano desaparece y se evita el problema del sueño. Los últimos Ford de pruebas equipan nuevos sistemas lidar, radares más potentes y cámaras más precisas, de forma que ahora pueden detectar objetos u obstáculos a distancias de hasta 550 metros. Recordemos que el objetivo de Ford es el de hacer coches autónomos en 5 años.

Fuente: BloombergTechnology

Lecturas recomendadas