Noticia

Honda destrozó un Ferrari 458 durante el desarrollo del NSX

Honda destrozó un Ferrari 458 durante el desarrollo del NSX

Ignacio de Haro

11/08/2016 - 11:54

Honda destrozó un Ferrari 458 Italia durante el desarrollo del Honda NSX. El equipo de pruebas de la firma japonesa usó una unidad del superdeportivo italiano como referencia y, una vez terminaron con él, decidieron cortarlo literalmente por la mitad para ser sometido a un proceso de ingeniería inversa para comprobar cómo fabrica Ferrari su avanzado chasis de aluminio.

Te interesa: Porsche 911, Honda NSX y Ferrari F355. 3 sueños de los 90

Pasa prácticamente en todas las industrias y la del automóvil no es una excepción. Las marcas adquieren habitualmente los modelos de la competencia para comprobar sus cualidades y defectos, todo con el objetivo de crear un vehículo que sea capaz de superarlos en todos los aspectos. Pasó con Ford y el Tesla Model X recientemente y ahora ha vuelto a suceder, pues Autocar, afirma que Honda destrozó un Ferrari 458 Italia durante el desarrollo del nuevo NSX.

Ya sabíamos que para crear el nuevo Honda NSX, los ingenieros de la firma japonesa tuvieron muy presentes los coches considerados como los mejores del segmento en el que se mueve su superdeportivo. Así, nos enteramos recientemente de que Porsche dejó un mensaje en un Porsche 911 GT3 para que lo leyeran los trabajadores de Honda, pues estaban convencidos de que esa unidad estaba siendo utilizada para poner a punto al Honda NSX, cosa que posteriormente quedó confirmada.

Vídeo 360º: vuelta al límite en un Honda NSX 2016 a Estoril

Pero Honda también utilizó un Ferrari 458 Italia para desarrollar el NSX, además de un McLaren 12C, los dos superdeportivos con motor central-trasero V8 de referencia del segmento. Cualquiera esperaría que dichos coches, una vez estuviera acabado el trabajo de pruebas y las comparaciones, fueran vendidos o subastados para que algún aficionado pudiera seguir disfrutando con ellos, pero sabemos que al menos el Ferrari no tuvo tanta suerte.

Y es que al parecer, los responsables de la marca decidieron cortar por la mitad ese Ferrari 458 Italia, que entonces fue sometido a un proceso de ingeniería inversa para comprobar cómo fabrica Ferrari su avanzado chasis de aluminio. ¿Y qué hicieron después con los restos? Tirarlos a la basura, literalmente, pues un trabajador de las instalaciones de investigación y desarrollo de la marca en Estados Unidos afirma que el 458 Italia acabó en los contenedores del centro.

Fuente: CarScoops, Autocar.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches