Noticia

El Hennessey Venom GT Spyder podría ser todavía más rápido

El Hennessey Venom GT Spyder podría ser todavía más rápido

Ignacio de Haro

12/05/2016 - 11:03

El Hennessey Venom GT Spyder se convirtió recientemente en el descapotable más veloz del planeta tras haber alcanzado una velocidad punta de nada menos que 427,4 km/h. Ahora, sin embargo, Hennessey ha compartido unas imágenes que muestran la historia que hay detrás de este nuevo récord revelando que, sorprendentemente, el propulsor de 7.0 litros y 1.470 CV de potencia en realidad produjo 300 CV menos durante el récord, por lo que el Venom GT Spyder podría haber sido todavía más rápido.

No te pierdas: Hennessey Venom GT Spyder de 1.470 CV, en el SEMA 2015

El pasado mes de abril, el Hennessey Venom GT Spyder se convirtió en el descapotable más rápido del mundo tras haber alcanzado una velocidad de 427,4 km/h, desbancando de esta forma a la variante sin techo del Bugatti Veyron, que llegó hasta los 408,84 km/h (aunque eso sí, el récord de Hennessey no está reconocido por el libro Guinness de los Récords). Ahora, sin embargo, sabemos que el Venom GT Spyder podría haber sido todavía más rápido de no haber sufrido un contratiempo mecánico durante el día en el que establecieron la marca.

En este vídeo puedes ver la pasada en la que este coche se convirtió en el descapotable más veloz del planeta:

Pero, ¿cómo es que el Hennessey Venom GT Spyder podría haber sido más veloz todavía? Al parecer, según afirma la marca en las imágenes que puedes ver a continuación, que nos muestran la historia que hay detrás del récord, el motor V8 de 7.0 litros sobrealimentado no produjo los 1.470 CV que debería entregar durante la pasada en la que establecieron la nueva marca, su rendimiento en realidad se situó 300 CV por debajo de lo normal (es decir, 1.170 CV de potencia) debido a una serie de problemas técnicos experimentados en las tres bombas de combustible que monta de serie este modelo.

En el primer intento, las tres bombas decidieron dejar de funcionar al unísono, por lo que el coche ni siquiera fue capaz de alcanzar los 400 km/h. Tras comprobar qué es lo que estaba fallando, los técnicos de Hennessey Performance sustituyeron dos de esas tres bombas de combustible por otras nuevas, por lo que durante la pasada en la que el biplaza descapotable alcanzó los mencionados 427,4 km/h, únicamente estaba funcionando con dos de esas bombas. Y según la marca, esto se traduce en una pérdida de rendimiento de unos 300 CV…

[yb:https://youtu.be/bNBQy6JM5lE]

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches