Noticia

¿Hay un BMW X6 M más agresivo que el de AC Schnitzer?

Alex Morán

AC Schnitzer ha preparado un BMW X6 M para un cliente dubaití que ha pedido el kit completo de carrocería, aunque ah dejado pasar la posibilidad de potenciarlo hasta los 650 CV.

Este X6 M personalizado es puro músculo

El BMW X6 M es una auténtica bestia, no tanto para salir de la carretera (por mucho SUV que sea, no es un territorio donde se sienta cómodo) si no para dominar en el asfalto. Con la siempre afinada puesta a punto de la división M del fabricante, su tamaño y contundente imagen dejan sentir su presencia allí donde va. ¿Y si te dijéramos que su estética puede ser todavía más agresiva? Es AC Schnitzer quien lo ha conseguido.

VÍDEO: 5 todocaminos que no son todoterrenos

El preparador tiene todo tipo de añadidos para el todocamino deportivo alemán, pero en el caso del que hablamos hoy, el cliente dubaití que lo ha solicitado ha optado solo por las mejoras estéticas, que tampoco es que sean pocas. La parrilla oscurecida luce los tres colores ‘M’ en sus lamas, el paragolpes delantero es específico, más grande y afilado; las entradas de aire tienen un trama de aluminio, los pasos de rueda se han ensanchado, calza llantas bitono de cinco radio tras las que asoman pinzas de freno azules, lleva instalado un alerón trasero, el difusor es de fibra de carbono (material también presente en las carcasas de los retrovisores) y las dos salidas de escape dobles son nuevas.

En el habitáculo los asientos, los paneles de las puertas y el salpicadero están tapizados en cuero negro y marrón con costuras de contraste en este último tono. Hay diversas molduras de aluminio y los pilares interiores están forrados en Alcantara. Además de las pantallas para las plazas traseras, destaca entre los extras de equipamiento el sistema de sonido Bang & Olufsen. Aunque el cliente en cuestión no lo haya solicitado, AC Schnitzer tiene en su catálogo un kit de potenciación que eleva la potencia del X6 M de los 575 CV originales hasta los 650.

Fuente: Carscoops.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.