Skip to main content

Noticia

F1

Fórmula 1: Previo GP Brasil 2012. Último asalto

Michael Schumacher - Mercedes - GP Brasil

Última carrera y todo en el aire, el previo del GP de Brasil 2012 se presenta como el más incierto de toda la temporada de Fórmula 1.

Antes de arrancar con este previo del GP de Brasil
2012
conviene ponerse en situación: Sebastian
Vettel
saldrá a pista como virtual Campeón del
Mundo
. Los 13 puntos de ventaja que tiene sobre Fernando
Alonso en la clasificación del Mundial son más
que suficientes para que el alemán y el equipo Red
Bull
puedan permitirse más de un fallo a lo largo del fin
de semana. 

Las cuentas de Fernando Alonso no son nada sencillas y el piloto
de Ferrari está obligado a subir al podio, pase lo
que pase con Sebastian Vettel. Si el de Red Bull queda
por delante suyo (en cualquier posición) la cosa estará
definitivamente perdida para uno y ganada para el otro. Pero
mientras las matemáticas den alguna opción, debe haber esperanza y,
sobre todo, habrá emoción y mucha, mucha presión...

En esto Fernando Alonso tiene la batalla ganada. Él
es el que no tiene nada que perder porque, como he dicho al
comienzo de este previo del GP de Brasil 2012, quien lo tiene
ganado de entrada es Vettel. Sobre ellos estarán todas las miradas,
son los grandes protagonistas del fin de semana y todo lo que pase
a lo largo del Gran Premio de Brasil tendrá que
ver con las posibles consecuencias que tengan sobre su personal
duelo.

En este 'lote' de factores entran todos los demás: los McLaren
porque pueden volver a ganar la carrera, especialmente un motivado
Hamilton, que quiere cerrar su etapa en Woking con algo que
celebrar. Pero también un necesitado Button, que debería
'adecentar' su imagen antes de tomar el liderazgo definitivo del
equipo de cara al año que viene. También están los Lotus, que no
ganan (excepto en una carrera, por el momento) pero molestan. Los
equipos de la zona media son un peligro menor, pero estarán ahí,
intentando colarse en la Q3 y dando guerra en pista. Atentos a la
lucha entre Sauber y Mercedes por la quinta plaza del Mundial de
constructores. La diferencia es mínima (12 puntos) teniendo en
cuenta que depende de lo que sumen los dos pilotos de cada equipo y
hay mucho dinero en juego. Por cierto, va a ser la última
carrera de Michael Schumacher en la F1
y, pase lo que
pase, se llevará el coche como regalo del equipo (entre otros
homenajes que hay preparados).

 

Para los de detrás, que son los que menos tienen ya que decir en
la lucha entre Vettel y Alonso, es casi mejor que nadie se acuerde
de ellos porque, de ser así, probablemente no sea para bien. Un
coche lento en los momentos finales de alguna de las mangas de
clasificación, una mala maniobra de doblaje o un abandono a
destiempo en carrera cuando alguno de los favoritos pase a su lado,
también podrían tener su importancia. Aparte de eso, Marussia
volverá a intentar batir a Caterham y HRT buscará despedir la
temporada y pensar en su futuro.

Pero además de los 24 hombres que estarán dando vueltas al
circuito de Interlagos durante el
fin de semana hay otras circunstancias que pueden ser decisivas de
cara al Título. Para el empezar el propio trazado. Uno de los
históricos, uno de los más cortos y técnicos que se recorren en el
calendario. El circuito del GP de Brasil
está lleno de trampas, desde la compleja salida de la calle de
boxes (que transcurre de forma paralela a las 'eses de Senna' y
suela a los pilotos al comienzo de la recta del DRS) hasta su
bacheado asfalto. Pasando por curvas de todo tipo en las que los
pilotos suelen ser bastante agresivos a la hora de adelantar. Quizá
si el Gran Premio de Brasil se corriese a
comienzos de año no sería así, pero a estas alturas de la temporada
casi nadie se 'corta' a la hora de meter el morro en las apuradas
de frenada. 

Y, por último y para poner punto y seguido a este artículo
previo al GP de Brasil 2012 no hay que mirar a los
boxes, ni a la pista... hay que mirar al cielo. Porque la
previsión de lluvia para este fin de semana
amenaza con soltar una buena tormenta tanto el sábado como el
domingo. Agua que, lejos de 'enfriar' el ambiente, directamente
pondría las cosas a hervir... ¡Qué así sea!

Lecturas recomendadas