Noticia

Ford Fiesta 2017: mucho más coche

Ignacio de Haro

29/11/2016 - 19:16

El nuevo Ford Fiesta 2017 tiene el listón muy alto. Cuarenta años después de su lanzamiento, la octava generación (así la denomina Ford) del superventas tiene el reto de seguir conquistando a sus fieles de siempre y renovar totalmente un producto muy redondo con un salto de calidad, diseño y equipamiento que ha supuesto todo un desafío para sus diseñadores. Pero, ¿como ha sido el proceso? ¿Cuál ha sido el resultado? ¿Dónde están las principales aportaciones de este nuevo referente para Ford y para su segmento? Te contamos todos los detalles sobre este esperado utilitario, que llegará a mediados del este año, pero antes lo veremos en el Salón de Ginebra 2017.

No te pierdas: Las novedades del Salón de Ginebra 2017

Hemos tenido la ocasión de asistir en primicia al estreno del nuevo Ford Fiesta 2017 en Düsseldorf (Alemania) semanas antes de su presentación oficial en Colonia, donde ha sido concebido y desarrollado, y posterior debut en el Salón de Ginebra 2017.

El nuevo niño mimado -mimadísimo- de Ford transmite la sensación de ser 'más coche' que el Fiesta actual (entre otras cosas, para diferenciarse del recientemente presentado Ford Ka+ 2016 ) y, con prácticamente las mismas dimensiones que éste, logra su objetivo con unas líneas más afinadas; mayores elementos de personalización para gustar a un abanico más amplio de clientes potenciales; un lenguaje de diseño algo distinto en los laterales y una zaga más atrevida -ahora explicaremos por qué- y rompedora, que contiene un habitáculo totalmente distinto, y mucho más avanzado en ergonomía y conectividad, que marcará la tendencia en los futuros modelos del fabricante.  

 

Se abre el telón y aparecen ante mí, en el siempre intrigante y esperanzador silencio de un gran estudio fotográfico, dos unidades del nuevo Ford Fiesta. A la izquierda, el Ford Fiesta ST Line 2017. A la derecha, la línea Fiesta Titanium, ambos con carrocerías de 5 p. Ya sabemos que habrá otras dos líneas: Ford Fiesta Active (con toques SUV) y Ford Fiesta Vignale (tope de gama), con acabados mucho más lujosos, tal y como en su momento firmaba Ghia en numerosos modelos del óvalo. Y por supuesto, versiones de 3 puertas

Frontal

Lo primero que llama la atención es que, al primer golpe de vista, parecen coches tremendamente diferentes. Pero en cuanto uno centra la mirada en el frontal, empieza a ver de dónde procede esta sensación: el parachoques delantero. “Sí, los faros y el capó son los mismos, pero en el caso del Fiesta Titanium se rematan por la parte inferior de la horizontal con un paragolpes más redondeado, 'friendly', simpático, elegante, con unas luces antiniebla más integradas en las formas redondeadas… y todo ello presidido con una calandra de refinadas lamas horizontales y cromadas”, me explica Thomas Morel, jefe de Diseño Exterior de Utilitarios Ford.

El Fiesta ST Line, por su parte, resulta desde el principio un coche más radical y deportivo, con elementos que cumplen funciones estéticas (transmitir esas sensaciones para cautivar a un público más joven y dinámico) y prestacionales.

Así, la calandra, por ejemplo, está terminada en negro mate con unas celdillas de aspecto más ‘racing’ y que además favorece mejor la refrigeración del motor; las ópticas inferiores están enmarcadas en salientes más afilados y aerodinámicos. Y en la parte trasera, estás peculiaridades se notan también en el spoiler de generosas dimensiones que corona la luna posterior (con hendiduras más marcadas para favorecer la estabilidad del conjunto a altas velocidades) y el difusor bajo el paragolpes.   

Mejor, en horizontal

Si te sitúas detrás del coche, enseguida apreciarás los cambios más rompedores -y arriesgados- que los diseñadores han tenido que afrontar. Con el fin de dar un aspecto algo menos deportivo pero más elegante, refinado, premium y con más presencia, se ha optado por abandonar los pilotos verticales y recurrir a un diseño en el que prime la horizontalidad, sobre todo, en las líneas del portón y, cómo no, en los grupos ópticos -con LED-, que quizás te parezcan menos ‘Fiesta’ pero más ‘Ford’ (pues es el primer Fiesta de las historia con pilotos no verticales)… y de un segmento casi superior.

Hasta el logo del nuevo Ford Fiesta 2017 se ha contagiado de esta filosofía y ahora acompaña al conjunto desde esa horizontalidad, paralelo a las líneas maestras de luna y portón. Todo, para dar una idea de más coche, de más solidez, de un conjunto más asentado sobre las ruedas, con unos pasos de las mismas que ahora se hacen ligeramente más musculosos para que alberguen neumáticos de mayores dimensiones (18, 19 pulgadas…) sin romper la armonía propia del Fiesta. De hecho, el coche parece crecer en todo, pero lo cierto es que solo es 30 mm más largo, 10 mm más ancho y tiene 4 mm más de batalla.

Las líneas del techo también se han simplificado, para mejorar la estética y aumentar la practicidad (facilitando la integración del techo panorámico fijo, con doble apertura manual interior de las cortinillas).

 

Desde el lateral, el modelo es más reconocible, porque las líneas maestras que confieren un corte dinámico, como en forma de flecha, siguen imperando. Sin embargo, se han eliminado algunas para simplificar el conjunto, aun con el nuevo lenguaje de diseño que también se ha aplicado a estas zonas, con un corte de distintos volúmenes en las curvas, nada común en el segmento y, desde luego, inédito en el Fiesta… hasta ahora.

Interiores: mayor libertad creativa

Y una vez preservados y mejorados los atributos del nuevo Ford Fiesta 2017 por fuera, ¿cómo es el habitáculo? Aquí han tenido “mucha más libertad creativa”, como reconoce Jens Sieber, supervisor de Diseño de Interiores en Ford. “Se han cuidado todos los detalles en un entorno de conectividad mayor [nuevo sistema SYNC 3 con mayores funciones por control de voz], como este pequeño reborde para apoyar el pulgar y manejar mejor la gran pantalla central”, nos explica mientras comprobamos las bondades de este dispositivo y el resto de la botonería. También nos indica cómo habrá muchas posibilidades de personalización por parte del cliente, en función de los tonos y los materiales que se elijan, asociados o no a las cuatro líneas mencionadas del Fiesta. Y si aquí También estará presente el nuevo equipo de sonido acuñado por B&O, en otro intento de dar un salto considerable de calidad.

Las opciones de individualización del nuevo Fiesta crecen y se convierten en uno de sus atractivos. Los paquetes de personalización van desde el color del hilo del asiento a una variedad de acabados y materiales.

Se pueden elegir los elementos del panel de instrumentos central y del copiloto, de las manillas de la puerta y de la cubierta del retrovisor, que están disponibles en Rojo Race, Amarillo, Menta Bohai Bay, Azul Deep Impact o Cobre Cromado.

La nueva filosofía interior también promueve la utilización de controles de manejo más fácil. La distribución y ubicación de la pantalla central es atractiva visualmente, intuitiva, con botones y controles minimalistas, y está más cercana a la línea de visión del conductor. El volante también cuenta con menos controles.

El número de botones de la consola central se ha reducido hasta casi la mitad con respecto al Fiesta actual, y muchos controles de conectividad y entretenimiento se han reubicado en una pantalla táctil de ocho pulgadas.

 

El conjunto anticipa cómo serán los salpicaderos de los Ford en el futuro.  

Motorizaciones Euro 6

El nuevo Fiesta llegará a mediados de 2017, con dos bloques de gasolina: el 1.0 EcoBoost, de 100, 125 y 140 CV y caja de cambios de seis velocidades, y el tricilíndrico 1.1, de 70 u 85 CV y cinco marchas. Asimismo, se podrá optar por la versión diésel, que monta el motor 1.5 TDCi, de 82 y 120 CV de potencia. También habrá una versión automática asociada al bloque 1.0 EcoBoost de 100 CV. Si quieres descubrir qué otros modelos debutan en Ginebra, no te pierdas esta recopilación con las fotos del Salón de Ginebra 2017.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches

Más de Salón del Automóvil de Ginebra 2017