Skip to main content

Noticia

Motor

La fábrica de Nissan en Barcelona, en serio peligro

Nissan Navara

No corren buenos tiempos para la planta que Nissan tiene en la Zona Franca. No hace mucho que la marca japonesa reconoció que sin la adjudicación de nuevos modelos, sus líneas de producción no eran viables. Tanto es así que la dirección habría dado forma a un plan en el que se incluiría su retirada de Europa para concentrar su actividad en Japón, Estados Unidos y China. La consecuencia evidente es que la fábrica de Nissan en Barcelona estaría en peligro por un inminente cierre.

Nissan tiene nuevos planes para su etapa post Carlos Ghosn. Una estrategia que pasaría por recortar su capacidad de producción a nivel global. ¿Cómo? Pasando de 7 millones de unidades anuales a 5,5 millones y para conseguirlo saben que sólo existe una vía: cerrar catorce de sus fábricas y reducir de tres a dos los turnos de trabajo diarios. Dentro de esta tendencia de austeridad no sólo Barcelona está en el punto de mira, también la otra planta que el fabricante japonés tiene en Sunderland (Reino Unido).

Así las cosas, la nueva estrategia de Nissan estará basada más en la rentabilidad y la calidad que en la cantidad de vehículos vendidos. Será el 28 de mayo cuando den a conocer su plan de negocio a medio plazo: “No es sólo un plan para eliminar costes. Racionalizaremos operaciones y priorizaremos nuestros negocios para plantar las semillas del futuro”. Teniendo en cuenta que las filtraciones han desatado las hipótesis, la multinacional japonesa ha declinado hacer declaraciones: “No comentamos especulaciones. Anunciaremos nuestro MTP (plan a medio plazo) el 28 de mayo”. 

Nissan NV200

Huelga indefinida

Sea como sea, la intención de Nissan es pasar página y a pesar de esta determinación, la dirección de la planta catalana mantendrá la esperanza hasta finales de mes. Será complicado porque las aguas pasan revueltas por la Zona Franca de Barcelona. Los sindicatos temen que, finalmente, se cierre la planta tras varios años en la cuerda floja. Esto supondría la puntilla para sus 3.000 empleados directos y para los 22.000 puestos de trabajo indirectos que genera la fábrica.

Ante semejante escenario y teniendo en cuenta que, desde su punto de vista, la compañía no garantiza la continuidad de la actividad, este lunes (4 de mayo) comenzaron un paro indefinido que afectó a las instalaciones de Montcada i Reixac (Barcelona), donde se fabrican motores. En la Zona Franca, tras su paulatina vuelta a la actividad después del parón causado por el coronavirus, todavía pudieron dar forma a unos cien pick-up de un pedido para Mercedes. Sin embargo, ante la falta del citado componente, la producción podría volver a detenerse en breve.

Fuente: Reuters.

Etiquetas:

Industria

Y además