Skip to main content

Noticia

Motor

Un estudio de una Universidad de Israel descubre cómo enseñar a conducir a un pez

enseñar a conducir a un pez

Ben-Gurión University oh the Negev

Un proyecto de Ben-Gurión del Negev de Israel

La Universidad de Ben-Gurión del Negev, en Israel, ha llevado a cabo un interesante estudio, cuyos resultados no pueden ser más sorprendentes. El proyecto descubre que se puede enseñar a conducir a un pez.

En concreto, la investigación ha demostrado que este tipo de pez, un pez dorado, tiene la capacidad de aprender a conducir un vehículo

Concretamente, los responsables del estudio se refieren a que los movimientos de los peces de colores se traducen en movimientos multidireccionales para el vehículo. 

Un estudio descubre cómo enseñar a conducir a un pez

Para realizar la investigación, utilizaron una plataforma con ruedas, un motor, un tanque de agua, un sistema LIDAR que registra los movimientos del pez, un ordenador y una cámara, tal y como se ve en un tweet de uno de los investigadores, Ronen Segev.

El vehículo utiliza una plataforma con un sistema LIDAR, una tecnología de teledetección que utiliza un láser para medir rangos y que ya se utiliza en algunos vehículos modernos para los asistentes de conducción autónoma

La investigación ha sido publicada en un artículo (en inglés), junto con un vídeo. En ese vídeo, se ve cómo el pez es capaz de desplazar el improvisado vehículo a través de los movimientos que hace. 

La segunda parte del vídeo es la más sorprendente, porque los investigadores hacen una prueba para comprobar si el pez dorado es capaz de circular. Para ello, colocaron un objeto visible dentro de una habitación y, tras unos días de entrenamiento, el pez fue capaz de guiar la plataforma hasta el objetivo. De hecho, fue capaz de hacerlo, incluso, corrigiendo la posición. 

Dos conclusiones

enseñar a conducir a un pez

Ben-Gurión University of the Negev

En primer lugar, el estudio sugiere que la capacidad de circulación es universal y no específica para el medio ambiente. 

En segundo lugar, muestra que los peces de colores tienen la capacidad cognitiva de aprender una tarea compleja en un entorno completamente diferente al que están acostumbrados. 

Y además