Skip to main content

Noticia

Este es el equipamiento opcional en el que NO debes gastar el dinero

Volkswagen Passat GTE pantalla head-up

Es equipamiento opcional perfectamente prescindible.

Los coches nuevos cada vez montan más equipamiento tecnológico y de ayudas a la conducción: a veces las marcas se obcecan en crear equipamiento inútil que no resulta clave para mejorar la seguridad al volante ni para mejorar el bienestar a bordo. Hoy recopilo 7 extras en los que no debes invertir tu dinero, equipamiento opcional poco recomendable a la hora de enfrentarte al configurador de tu coche nuevo. ¡No gastes dinero en balde!

 

 

Asistente de cambio de carril

La conducción autónoma cada vez está más cerca, pero hasta que llegue, los humanos somos los responsables de hacer girar el volante. Es por eso, que este sistema, el asistente de cambio de carril, me parece inútil. Algunos afirmarán que aporta un extra de seguridad, el problema viene en su desarrollo y en su puesta a punto en muchas marcas. Por ejemplo: que estando en perfectas facultades, el volante gire solo, incluso desobedeciendo tus órdenes, me parece más peligroso que beneficioso para nuestra seguridad al volante.

Muchas veces circulamos por carreteras secundarias, con perfecta visibilidad, en los que acostumbramos a pisar ligeramente las líneas de la carretera. Cuidado porque este sistema nos puede dar un susto. Creo que las marcas deberían desarrollar un sistema en el que el volante sea capaz de avisar al conductor si se sobrepasa una línea y no hay reacción por parte del conductor, por ejemplo, en casos en los que el conductor se haya quedado dormido. Hoy en día es un sistema demasiado intrusivo: gastarás dinero en él y lo llevarás la mayor parte del tiempo desconectado. ‘True history’.

 

Retrovisores antideslumbrantes

Como siempre digo a la hora de elaborar rankings de opinión, hoy os estoy dando mi punto de vista después de probar muchos coches, generalmente equipados hasta las trancas. Los retrovisores antideslumbrantes son, para mi, algo prescindible y por los que no pagaría en la vida. Por ejemplo, en Porsche cuestan 475 euros y me parece un robo. ¿Cuántas veces te deslumbran por el retrovisor? Pocas veces, sé sincero.

Este sistema suele ser muy sensible a luces que llegan por la parte trasera, por ejemplo, en atardeceres: en estos casos, este tipo de retrovisores se oscurecen tanto que muchas veces pierdes buena parte de la visibilidad trasera. Y en ocasiones, tardan demasiado en volver a su situación normal. Creo que no están demasiado bien implementados y que quedarán completamente obsoletos cuando los retrovisores digitales, que estrenará el Audi e-tron, hagan acto de presencia.

Radio digital

 

Gastar dinero en España en la Radio Digital es como tirar el dinero a la basura. Es una tecnología que está en pleno auge en algunos mercados, como en Noruega o en Dinamarca, donde el FM ya ha pasado a la historia o lo hará en breve (en 2019 en Dinamarca). No obstante, la Radio Digital o DAB+ todavía está lejos de ser la tecnología dominante en España: en Alemania se habla del año 2025, por lo que es de esperar que en España el apagón analógico de la radio pueda no llegar hasta 2030 o más allá. El caso es que probablemente nunca llegues a usarlo en el coche que te vayas a comprar hoy.

No te pierdas: Diez extras que aumentan el valor de reventa de tu coche

 

Luces largas automáticas

Cascada luces
Cascada luces

 

Puede parecer un extra súper cómodo, pero al final, siempre acaba fallando alguna vez y terminarás utilizando el mando manual para poner y quitar las largas. Algo parecido ocurre con los faros matrix, capaces de circular siempre con las largas e ir quitando los diodos de led necesarios en cada momento para no deslumbrar a los coches que llevas delante. Es un sistema eficaz cuando viajas por una carretera bastante solitaria y poco iluminada, pero si siempre viajas en autopistas o en carreteras muy transitadas, me parece un equipamiento opcional innecesario y completamente prescindible: suele ser caro y es difícil justificar semejante inversión.

Llave de confort

Debo confesar que me he acostumbrado a llegar al coche y abrirlo sin necesidad de tocar la llave, no obstante, siempre, cuando lo cierro, termino cerrándolo con el mando ‘por seguridad’. Las llaves de confort, de arranque mediante botón, son cómodas, no lo negaré, pero se ha demostrado más de un fallo de seguridad con las mismas, pudiendo hackear las llaves y robar el coche sin necesidad de romper absolutamente nada: aquí puedes ver cómo roban un coche con llave inteligente. Creo que no cuesta nada dar al botón para abrir o cerrar el coche, o para arrancarlo mediante llave. Personalmente, no pagaría un dinero extra por algo que puede facilitar el robo de tu vehículo y que no mejorará notablemente tu calidad de vida a bordo.

Head-up display

 

Con la llegada de los eficaces cuadros de mandos digitales, creo que el head-up display no merece la pena. A ver, no digo que no pueda ser útil, pero me parece que tampoco aporta demasiado como para pagar por él los 1.150 euros que pide Audi por él en el Audi A4 o los 1.408,40 euros que piden por él en el BMW Serie 5. Demasiado dinero por un extra que simplemente te muestra la velocidad a la que circulas y las órdenes del navegador, información que en la mayoría de los casos aparece en el cuadro de mandos, apenas pocos centímetros más abajo. 

Obsesión por la deportividad

 

Qué esto sirva como una especie de ‘bonus track’. Prácticamente todos los coches modernos cuentan con suspensión deportiva o con llantas de gran tamaño. Bien, si te compras un coche con ciertas aspiraciones deportivas, lo entiendo, pero que este equipamiento se ofrezca en coches para viajar de la manera más confortable posible me parece una tontería. El problema es que hay mucha gente que termina picando, pensando que esta suspensión será mejor. Sin más. Pues no amigos: muchas veces, una suspensión deportiva, puede destrozar el planteamiento del coche, convirtiéndolo en un ‘Frankenstein’ que no lleva a ninguna parte.

Otra cosa es una suspensión neumática con diferentes modos de conducción, como las que equipan coches como el Maserati Levante o el Rolls-Royce Cullinan, y que cuentan también con algún modo más deportivo: esto sí que es tremendamente recomendable. Por ejemplo: BMW ofrece en un BMW 520i tres tipos de suspensión, la de serie, una suspensión deportiva M y una suspensión adaptativa. Yo jamás elegiría la suspensión deportiva, por casi 500 euros, sino que por un poco más recomendaría la suspensión adaptativa, mejorando el confort cuando quieres confort y ofreciendo una gran capacidad dinámica cuando llegan las curvas. ¡Qué los cantos de sirena de la deportividad no te lleven a engaño!

Lecturas recomendadas