Skip to main content

Noticia

Motor

La DGT recuerda cómo adelantar a un ciclista en curva

Ciclista

Cuando en una carretera nos encontramos con un ciclista o un grupo de ellos y pretendemos adelantarlos, tenemos que tener claro que es una maniobra que sólo podremos llevar a cabo cuando las condiciones para ello sean seguras. Para ello, no deben circular coches de frente y la visibilidad tiene que ser suficiente. Algo que tenemos que tener en cuenta en los escenarios más complicados: la DGT nos recuerda cómo adelantar a un ciclista en una curva.

Cómo pedir cita previa en la DGT

Lo lógico es que la bicicleta circule por el arcén de su derecha siempre que se pueda y haya espacio suficiente para ello: en este contexto rebasarlo será más sencillo, pero deberán cumplirse las mismas condiciones de seguridad. Si no es así, tal y como recoge la normativa, podrá ocupar parte de la calzada aunque esta invasión deberá ser la imprescindible para su tránsito. 

Alucina con las mejores bicicletas eléctricas de los fabricantes de coches

A medida que nos vayamos acercando al ciclista, tanto si es en una curva como si es en una recta,  tenemos que adecuar nuestra velocidad a la suya aunque esto implique detener nuestro vehículo. Además, debemos mantener una distancia de separación frontal que, como mínimo, debe ser de 1,5 metros; las autoridades recomiendan que, siempre que sea posible, este espacio sea aún mayor.

Ciclista

Cómo adelantar a un ciclista en curva

A la hora de adelantar, lo primero que tenemos que evaluar es si las condiciones son seguras. Si la visibilidad es reducida, como sucede en las curvas y nos recuerda la DGT, el coche debe mantenerse en su carril. Cuando ambos vehículos salgan de ella, el momento idóneo para realizar la maniobra con la seguridad suficiente será aquel que nos proporcione la visibilidad necesaria para comprobar que nadie viene de frente.

La prueba definitiva que te convencerá para mantener el 1,5 m con un ciclista

En ese momento, podremos rebasar al ciclista. Es recomendable empezar la maniobra a una distancia aproximada de 30 metros respecto a la bicicleta y al llegar a su altura, no olvides que es obligatorio mantener esa distancia frontal y lateral mínima de 1,5 metros. Cuando le hayas superado, regresa cuanto antes al carril. Ten presente que para realizar este movimiento puedes rebasar la línea continua central y ocupar parcial o totalmente el carril contrario.

Cuándo no es posible

Si la visibilidad es muy reducida y como conductor no ves quién viene de frente, la maniobra estará prohibida porque estarías invadiendo el carril contrario creando, así, una situación de peligro. Tendrás que esperar a que las condiciones sean las adecuadas ya que si no lo haces, te pueden sancionar con una multa de 200 euros y la retirada de cuatro puntos en el carnet de conducir.

Más:

DGT Bicicletas

Y además