Skip to main content

Práctico

Motor

No, la DGT no va permitir el uso de detectores de radar

Detectores de radar

Hace algún tiempo el mundo del motor dio la bienvenida a uno de esos bulos que parece que nunca terminan de irse: la DGT iba a modificar la Ley de Tráfico y Seguridad Vial para autorizar el uso de detectores de radar en nuestro coche. Nada más lejos de la realidad. Estos aparatos están prohibidos desde 2014 y en los planes de Tráfico a corto, medio y largo plazo no está incluido permitir el uso de detectores de radar.

No te pierdas: Mapa con la ubicación de los radares en Fase 1: el doble que en la Fase 0

Tal y como ha recalcado en innumerables ocasiones la Dirección General de Tráfico, el exceso de velocidad es una de las principales causas de los accidentes de tráfico que se producen en nuestras carreteras. Respetar los límites de cada vía es una tarea pendiente para muchos conductores que ignoran que haciéndolo viajarán más seguros, protegerán al resto y, de paso, se ahorrarán alguna que otra multa.

En España, según los datos oficiales de la DGT, hay un total de 1.293 radares: 661 son fijos, 68 de tramo y 572 móviles. A nadie se le escapa que existen herramientas para conocer su ubicación y así evitar una posible sanción. No en vano, podemos encontrar esta información en la web de Tráfico. A este mapa virtual hay que añadir otros dispositivos que no siempre son legales. Es importante saber cuáles son los que están permitidos porque las consecuencias te harán daño en el bolsillo y en tu carnet de conducir.

Detectores de radar

Detectores de radar

Los artículos 13, 76, 77 y 80 de la Ley de Seguridad Vial establecen que no está permitido “conducir utilizando mecanismos de detección de radares o cinemómetros”. Y la DGT nos recuerda que un aparato cuyo objetivo es eludir la vigilancia del tráfico y el cumplimiento de los límites de velocidad no puede tener la más mínima cobertura legal.

Los detectores son dispositivos capaces de detectar la presencia de un radar (fijo o móvil) y avisar al conductor. Los primeros que ofrecía el mercado iban ocultos, pero desde 2009 la mayoría son portátiles y se instalan en el parabrisas con una ventosa.

Con la reforma a la que fue sometida la Ley de Seguridad Vial en 2014 se prohíbe expresamente su uso y se sanciona con una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos. Eso sí, si tu coche lo lleva instalado de serie y pruebas que no estás utilizando el detector, no te podrán castigar.

Detectores de radar

Inhibidores de radar

La normativa también tiene hueco para los inhibidores. Conducir con uno de estos aparatos cuyo fin es “interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico” no está permitido. La misión de estos dispositivos no es otra que emitir una frecuencia que anula la del radar para inhabilitar su capacidad de detectar a los coches que circulan por encima de los límites de velocidad.

La reforma de la ley de 2014 no les afecta porque su prohibición es previa. Contar con uno de estos aparatos en nuestro coche supondrá una sanción grave: 6.000 euros de multa y la retirada de seis puntos en nuestro permiso. Por otro lado, los establecimientos que los instalen podrán ser sancionados con un castigo económico de hasta 30.000 euros.

Detectores de radar

Avisadores de radar

Una vez más, es necesario consultar las normas vigentes para saber que los avisadores de radar “quedan excluidos de la prohibición” ya que se trata de mecanismos de aviso que sólo informan de la posición de los sistemas de vigilancia del tráfico.

Por lo tanto, están permitidos. Hablamos de dispositivos cuya función principal es guiar al conductor para que siga una ruta dándole una serie de indicaciones. Entre ellas, los puntos donde se hallan los radares fijos: para ello se vale de una base de datos y cuando nos acercamos a un radar, emite una señal de aviso. Se trata de una aplicación incluida en los navegadores (GPS) y en aplicaciones como Google Maps o Waze, entre otros.

Y además