Skip to main content

Noticia

Motor

Detenidos 26 camioneros y empresarios por manipular tacógrafos para conducir más horas de lo permitido

Tacógrafos manipulados

La Guardia Civil ha detenido a un total de 26 empresarios y conductores que estaban utilizando tacógrafos digitales manipulados. Las detenciones se han llevado a cabo en varias provincias españolas: Murcia, Alicante, Valencia, Cantabria, Ciudad Real, Huelva, Córdoba y Alicante. Se trata de la segunda fase de la operación Pantaco, con la que la Guardia Civil ya desarticuló el año pasado una organización dedicada a la manipulación y venta de tacógrafos manipulados. 

Después de analizar la documentación incautada a los 38 detenidos anteriormente, agentes de la Guardia Civil de Tráfico han logrado identificar a los profesionales del sector que estaban utilizando estos aparatos falseados, un total de 26 transportistas y empresarios. 

Tacógrafos manipulados

Manipular tacógrafos es un delito

La utilización, instalación y uso de tacógrafos manipulados, se castiga como un delito de falsificación en documento oficial. Al detectar el uso de dispositivos irregulares se abre la de la posibilidad de investigar a la empresa que los tiene instalados en sus vehículos, ya que puede estar cometiendo un  delito contra los derechos de los trabajadores. 

El tacógrafo es un dispositivo que, por Ley, deben llevar instalado todos los vehículos con un peso superior a 3,5 toneladas o que puedan transportar a 9 personas o más. Es una especie de caja negra que registra toda la actividad del vehículo de manera que queda constancia, entre otros muchos datos de si el conductor ha realizado las paradas pertinentes o si conduce más horas de lo permitido.

El grupo desmantelado por la Guardia Civil manipulaba el tacógrafo digital mediante la modificación del software, ofreciendo al transportista la posibilidad de conducir sin que le cuenten las horas de conducción, ni los kilómetros recorridos.

Tacógrafos manipulados

"Cuando los agentes inspeccionan un tacógrafo falseado, se obtiene como resultado un documento que induce a error sobre su autenticidad, al reflejar unos datos de registro absolutamente falsos y distintos de los reales", explican desde la Benemérita. "Este resultado falseado contiene información referente a los tiempos de conducción, descanso, disponibilidad, otros trabajos, velocidad y distancia recorrida, con el consiguiente peligro para la seguridad vial, además de la competencia desleal para el resto del sector", afirman.

Alterar el tacógrafo es una de las infracciones más graves que puede cometer un conductor profesional. Por vía administrativa se sanciona con multas que parten de 4.001 euros y la retirada de seis puntos del permiso de conducir. Si se tramita como delito por vía penal, se castiga con penas de prisión de seis meses a tres años y además con una multa económica de seis a doce meses. La condena puede incluir una pena de inhabilitación especial que impida el ejercicio de las profesiones de transportista, de intermediario en la contratación de transportes o de gestor de transporte, 

 

Etiquetas:

Guardia Civil

Y además