Noticia

Estilo de vida

Descubren el 'truco' de las máquinas con gancho

Máquinas de gancho
Noelia López

Deja de culparte, no 'cazas' el peluche por culpa de tu posición o la del gancho, tu 'suerte' la decide el dueño de la máquina

Tienes razón y la has tenido todo este tiempo: las máquinas de gancho tienen truco. La mala noticia es que el truco que bien podríamos decir que las convierte en estafa es totalmente ajeno a tu voluntad. De manera que no sirve que coloques el gancho un pelín más a la derecha del peluche que ansías, ni un poquito más adelantado o atrasado; tu suerte la decide el dueño de la máquina.

Según cuentan nuestro compañero de Computer Hoy, las máquinas de gancho están amañadas desde fábrica de tal manera que es el dueño del aparato quién decide cómo y, sobre todo, cuándo te podrás ir a casa con premio. 

Lo hace manipulando varios parámetros. El primero de todos es la presión de la pinza. ¿Recuerdas todas esas veces que has colocado el gancho perfectamente centrado, ha descendido despacio, caído justo en el centro de la cabeza del peluche y al subir parece que se ha quedado sin fuerza? Pues no lo parece, es justo eso lo que ha sucedido. Al parecer, el gancho está programado para agarrar el premio con fuerza y firmeza solo algunas veces y, según el manual de instrucciones, es el dueño quien indica en qué períodos tiene más fuerza.

Otro de los parámetros que se marcan con antelación es la habilidad de la caída del gancho. Es decir, el propietario de la máquina programa que después de un número determinado de intentos la pinza consiga coger uno de los premios.

Y el remate: imagina que llegas a la máquina en el momento perfecto. Es justo ese momento en que el gancho tiene más fuerza y más habilidad de caída. Insertas la moneda, eliges premio, colocas la pinza y ¡zas! consigues premio. Te vienes arriba, repites con otra moneda y otro peluche que te llevas. ¡Para! La suerte no es eterna y el propietario también ha programado que el gancho pierda fuerza tras un determinado número de aciertos.

En este vídeo puedes verlo con todo detalle:

Asi que ya sabes. La próxima vez que quieras impresionar a tu chica con tu habilidad en la máquina de gancho reza no por mejorar tu puntería sino porque se alineen los astros y tu moneda caiga justo en el momento programado por el dueño de la máquina.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas