Skip to main content

Noticia

¿Cuánto hay de Peugeot 3008 en el Opel Grandland X?

Opel Grandland X y Peugeot 3008

Mucho se ha discutido sobre este tema en los últimos meses, pero, ¿cuánto hay de Peugeot 3008 en el Opel Grandland X? Vamos a averiguar todo lo que comparten.

Desde el año 2015, Opel ha iniciado una completa renovación de toda su gama de productos que, con el apoyo del Grupo PSA, quien adquirió la marca alemana hace unos meses, está logrando este ambicioso objetivo. Sin embargo, antes de la compra, ambos fabricantes ya formaban una joint-venture para el desarrollo de modelos urbanos y compactos, por lo que algunos productos se han desarrollado desde cero con esto en mente. Uno de ellos es el SUV más grande de la compañía alemana, un modelo sobre el que se ha discutido mucho en los últimos meses por compartir componentes con el 3008, pero, ¿cuánto hay de Peugeot 3008 en el Opel Grandland X?

No te pierdas: ¿Cuál comprar, Peugeot 3008 u Opel Grandland X?

Mientras que el Opel Crossland X puede ser uno de los últimos modelos desarrollados íntegramente por Opel, su hermano mayor fue diseñado y creado desde cero con la presencia muy cercana del Peugeot 3008, el que es considerado como uno de los mejores crossover del mercado. Comparten elementos, es más comparten lo más básico de un vehículo, pero ambos han sabido ofrecer dos opciones diferentes para un tipo de público muy concreto, por lo que no son realmente iguales. 

Vídeo: Opel Grandland X, mira este nuevo y elegante crossover:

¿Qué comparten el 3008 y el Grandland X?

La plataforma, los motores y algunas tecnologías son comunes en ambos modelos. El Peugeot 3008 fue el primero en adoptarlas, ya que vio la luz en el año 2016. Es uno de los modelos asentados sobre la plataforma modula EMP2 del Grupo PSA, al igual que el Opel Grandland X, por lo que ambos comparten una distancia entre ejes de 2.675 mm, pero ninguna cota más coincide. Ni tan siquiera tienen el mismo maletero.

Mientras que el 3008 ofrecer 4.447 mm de longitud, 1.841 mm de anchura y 1.624 mm de altura, el Grandland X se va hasta los 4.477 mm de longitud, 1.856 mm de anchura y 1.609 mm de altura, es decir, más largo, más ancho y más bajo que su primo francés. Por otro lado, el maletero del Peugeot es de 520 litros ampliables hasta los 1.482 litros, mientras que, en el Opel, la cifra arranca en 514 litros, pero es mucho más aprovechable con los asientos reclinados, ya que alcanza una capacidad volumétrica de 1.652 litros.

Los mismos motores, aunque con matices

Comparten motorizaciones, pero existen diferencias a tener en cuenta en este aspecto. La oferta actual del Opel Grandland X es más limitada que la del SUV de Peugeot debido a que éste apenas lleva unos pocos meses en el mercado. Está disponible con un bloque 1.2 tricilíndrico turbo de 130 CV, un 1.6 CDTi de 120 CV y un 2.0 CDTI de 180 CV, al mismo tiempo que cambios manuales y automáticos de hasta ocho relaciones, todos ellos canalizando la potencia al tren delantero.

En el caso del Peugeot 3008, la oferta es mucho más amplia, con los conocidos 1.2 PureTech de tres cilindros con 130 CV, el 1.6 BlueHDi de 120 CV y el 2.0 BlueHDi de 180 CV y las mismas transmisiones y sistemas de tracción, aunque en el caso del francés, la familia de propulsores se extiende para albergar también al recién lanzado 1.5 BlueHDi de 130 CV, un 2.0 BlueHDi de 150 CV y al 1.6 THP turbo de gasolina con 165 CV.

Una tecnología desarrollada en conjunto

Fruto de la alianza inicial y de la posterior adquisición encontramos una completa dotación tecnológica y de seguridad, a modo de asistentes a la conducción, que es común entre ambos modelos. Detector de fatiga, lector de señales de tráfico, control de crucero adaptativo, detector de ángulos muertos o asistente para el cambio de carril involuntario. Luego, existen diferencias entre ambos a la hora de cómo está distribuido en el equipamiento de serie en los acabados o como opcional, así como otros elementos propios de cada marca que añaden valor al producto final, como los faros LED matriciales AFL3 o el reconocido sistema OnStar de Opel.

Por otro lado, además del diseño exterior e interior de ambos, existen diferencias también en cuanto a precios se refiere. En el caso del Peugeot 3008, éste está disponible en cuatro acabados diferentes -Active, Allure, GT Line y GT-, mientras que los precios arrancan en 24.000 euros. Por otro lado, el Opel Grandland X divide su oferta en tres acabados -Selective, Excellence y Ultimate-, con unos precios que arrancan en los 22.264 euros.

Fotos: fabricantes

Y además