Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Copilotamos el Porsche Taycan en circuito: "Oh, mein Gott!"

Porsche Taycan - copilotaje

He descubierto sensaciones nuevas y lo mejor es que esto parece ser el futuro

"Vas a asistir a un copilotaje del Porsche Taycan", me dijeron. Y no lo voy a negar, en esa frase me sobraba un co-, pero en realidad no importaba: la idea de ser de las primeras personas en subirme al Porsche Taycan, el primer Porsche 100% eléctrico de la historia ponía a funcionar todos mis sentidos. 

No te pierdas: El Porsche Taycan será una de las novedades del Salón de Frankfurt 2019

La espera no fue fácil: este primer contacto con el Porsche Taycan 2020 tuvo lugar en Alemania, en el circuito de pruebas de Grevenbroich, y aunque no lo parezca, en julio, en Alemania, puede llegar a hacer mucho calor. De hecho, si eres aficionado de las carreras y has visitado algún circuito sabrás que la temperatura allí, con el asfalto, puede ser asfixiante. 

El caso es que allí estaba yo, en plena ola de calor en Centroeuropa, a 40 grados, esperando bajo el sol mi momento de ver en primera persona y copilotar un Porsche Taycan. Vale, estéticamente no pude ver demasiado -aún llevaba una intensa capa de camuflaje-, pero no lo suficiente para ocultar algunos de los rasgos más característicos del lenguaje de diseño de Porsche. 

 

Porsche Taycan copilotaje

 

Los faros LED de cuatro puntos me resultan familiares y efectivamente, lo son: han sido inspirados en el exitoso Porsche 919 Hybrid, el prototipo híbrido que ha regalado la gloria a Porsche en pruebas tan reconocidas como las 24 Horas de Le Mans. Esta es buena...

El caso es que cuando estaba a punto de derretirme, un simpático hombre que posaba al lado del Porsche Taycan 2020 camuflado y que resultaba ser uno de los pilotos de pruebas de Porsche me invito a subir al coche: ¡el momento había llegado!

 

Porsche Taycan copilotaje

 

Lo cierto que mi primera visión del habitáculo -totalmente cubierto por una especie de gomaespuma- podría haberme decepcionado, pero el climatizador -que por cierto, se activa y gestiona el flujo de aire de manera táctil, dado que las salidas de aire son fijas- está haciendo tan bien su función que me proporciona un placer indescriptible que calmaba mis ansias de 'toquitear' todas las pantallas -tres en total más la de la consola central- que definen su puesto de conducción.

 

A fondo con el Porsche Taycan Turbo S: el 'summum' ha llegado

Mi primer 'paseo' a bordo del Porsche Taycan es en la versión Turbo S y esto quiere decir que voy a sentir en carnes propias lo que son capaces de hacer sus 625 CV y 850 Nm de par. No es la primera vez que me enfrento a un deportivo de esas prestaciones, he de decir, pero sí la primera vez que vienen de un Porsche eléctrico.

Cuando afrontamos la línea de salida al circuito, el piloto -debería recordar su nombre pero estaba demasiado emocionada para ello, así que, con perdón, le llamaremos Jose- me mira y me dice: iremos en Sport Plus y llegará un momento en el que desactivaré todo. Si tienes miedo, me lo dices. ¿Debería tenerlo? Con el 'Launch Control', el Porsche Taycan llega a ofrecer 761 CV y 1.050 Nm. Y ese par motor, disponible desde el segundo cero que el conductor pisa el acelerador, es mucha tela. 

 

Porsche Taycan copilotaje

 

Percibo que voy sentada en una posición mucho más baja de lo habitual -de hecho, el centro de gravedad de este Porsche es más bajo incluso que el del Porsche 911- lo cual quiere decir que las sensaciones van a multiplicarse. Y así es: a medida que vamos recortando metros a este ratonero circuito, me sorprendo con la pasmosa facilidad con la que se desenvuelve el chasis. 

Parece que, en lugar de ruedas, el Porsche Taycan llevara raíles... Jose es capaz de descolocar la trasera y mantener el ángulo más allá de los 90 grados hasta completar toda la curva y salir de nuevo disparatados a la siguiente recta. Yo permanezco ahí, de copiloto en el Porsche Taycan, intentando asimilar que todo esto viene del primer Porsche eléctrico.

 

Porsche Taycan copilotaje

 

De repente, el coche se detiene en una recta. Mientras mis órganos se recolocan en su sitio, Jose me avisa de que llega el plato fuerte, el momento de probar el 'Launch Control'. Le agradezco que lo haya hecho, ya que es fundamental que todo aquel que esté a bordo del Taycan se prepare para dicho momento si no quiere que alguien acabe en shock o peor aún, en urgencias. Hazme caso.

Acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 2,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 260 km/h; para que te hagas una idea, los coches de rallycross, que son considerados los más rápidos del mundo en aceleración, lo hacen en 1,9 segundos. Tras el primer acelerón se me va la vista y mis pulsaciones suben. Es normal: por lo general, el cuerpo humano no está acostumbrado a esto, pero no me cabe duda de que puede volverse adictivo; Porsche ha vuelto a hacerlo: ha creado una auténtica máquina. 

 

Porsche Taycan copilotaje

 

Cuando llega el momento de bajarse del Porsche Taycan, pienso en lo que le espera a este deportivo. Era cuestión de tiempo que los coches eléctricos demostraran que las sensaciones no están reñidas con la electromovilidad. Yo he olvidado que no había un motor de combustión llevándome al límite. 

¿Que no hay sonido? Esto es relativo: Porsche ha desarrollado como parte del equipamiento opcional el Porsche Electric Sports Sound, que crea una melodía especial para el Taycan, eso sí, sin el objetivo de emular cómo sonaría un bóxer, por ejemplo. No te lo voy a negar, pero con toda esta explosión de reacciones internas lo que menos notarás serán tus oídos. Y al final, lo quieras o no, este es el sonido del futuro.   

Encuentra más información del Porsche Taycan en nuestras fichas

 

Y además